Páginas vistas en total

martes, 1 de agosto de 2017

AL GORE VUELVE A LA CARGA CON LA SECUELA DE SU DOCUMENTAL "UNA VERDAD INCÓMODA"



El nuevo documental del exvicepresidente Al Gore se estrenó una década después de “Una verdad incómoda” y explora cómo la realidad de hoy supera incluso los pronósticos que se creían exagerados entonces.

Hace 10 años, cuando se estrenó la película ‘Una verdad incómoda’ (An inconvenient truth), el ex vicepresidente Al Gore fue señalado de exagerado como “oportunista” y hasta “amarillista” al dar a conocer “pronósticos exagerados” sobre lo que le pasaría al mundo debido al calentamiento global.
Entonces el documental recaudó $50 millones en todo el mundo y ganó un Oscar al mejor documental. En 2007, Gore obtuvo el Premio Nobel de la Paz por su defensa ambiental.

Ahora, una década después, el reconocido político aprovecha la prominencia obtenida para viajar a los glaciares que se están derritiendo en Groenlandia hasta las calles que se inundan constantemente en Miami, Luisiana, Tennesse y varias regiones y contar desde ahí los retos del cambio climático, una realidad en la que el 97% coincide que es causada por los seres humanos.

En su nuevo documental, titulado como ‘Una verdad muy incómoda: Ahora o nunca’ (An Inconvenient Sequel: Truth to Power), Al Gore recuerda que en algunos sitios del mundo la realidad supera los pronósticos y que buscar soluciones prontas y efectivas es más imperativo que nunca con este clima cada vez más caliente.
En esta nueva producción, con más vehemencia y mucha más evidencia en mano que la vez anterior, se explica cómo el momento que vivimos es crucial si queremos sobrevivir en este planeta.

Gore asegura que con esta película él aspira a despertar conciencias y educar en un tema que aún parece distante para la mayoría de la humanidad pero que la afecta en su totalidad. Así, logra explicar qué es, por qué ocurre y qué debemos hacer para combatir el calentamiento global.

La investigación da pistas de cómo la democracia muchas veces se ve maniatada por el dinero y por los intereses de la industria del carbón y el petróleo, por ejemplo. A su vez, ofrece soluciones contundentes y viables: energías renovables, las cuales podrían abastecer al mundo entero de energía. La cinta demuestra lo cerca que estamos de una revolución hacía las energías limpias. Y esa es la luz de esperanza que siembra.

Una muestra de esa esperanza se revive al narrar los eventos previos a la Conferencia del clima del 2015 en París, donde a pocos días antes del evento un ataque terrorista paralizó la ciudad. Pero gracias a una voluntad global de combatir esta amenaza, los líderes de todo el mundo decidieron no cancelarla y tomar cartas en el asunto del clima.

“Es una película que aunque puede parecer depresiva por mostrarnos una realidad que no queremos enfrentar, todo el mundo debería verla”, reconoció una espectadora a Univision al salir de una sala de estreno en Nueva York.
“Me encantaría que Al Gore fuera presidente”, dijo otro espectador, quien no dudó en calificar la película de excelente.

FUENTE: Por               
Miguel Reyes                                             Univisión , 31 / julio / 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario