Páginas vistas en total

miércoles, 12 de julio de 2017

EL CAMBIO CLIMÁTICO, UN FENÓMENO AMBIENTAL QUE NOS DESNUDA SOCIALMENTE



El cambio climático tiene las mismas características de las grandes crisis financieras mundiales, son causadas por un grupo pequeño de países pero sus efectos tienen una resonancia global. En este caso,  dicho fenómeno ha sido generado por países que han elevado su nivel de vida a costa de una contaminación sin precedentes, desde  la llamada Revolución Industrial.
 
De ese tiempo a la fecha se han lanzado miles de  millones de toneladas de gases contaminantes, convirtiendo a la atmósfera en un depósito donde se alteró  el ciclo natural del carbono, provocando un aumento de la temperatura y generando con ello el calentamiento global y el fenómeno del cambio climático.
 
Sin embargo, a lo interno de nuestro país debemos hacer nuestra propia autocrítica, pues de acuerdo al  Índice de Riesgo Climático Global 2017, Guatemala está incluida en el grupo de los 10 países más afectados en el mundo, dada su vulnerabilidad asociada a condiciones geográficas,  pero principalmente por sus  grandes asimetrías sociales.   De acuerdo a publicaciones del Banco Mundial la pobreza en Guatemala alcanza hasta un 60 por ciento de su población.
 
No obstante el país ha tenido una tasa de crecimiento por arriba del 3% desde 2012 proyectando para el presente año un 3.2%, que le ubican como la economía más grande en Centro América, los beneficios no logran llegar a la mayoría de la población que vive en condiciones de pobreza y pobreza extrema.
 
El coeficiente de Gini, medida para determinar la desigualdad de los ingresos en un país,  nos posiciona como el segundo país con  el mayor nivel de desigualdad en Latinoamérica solo después de Brasil.  En su pobreza, miles de guatemaltecos carecen de una vivienda apropiada para habitar y por ello se ubican en áreas propensas a derrumbes, deslizamientos o inundaciones, que en cada invierno o fenómeno natural extremo cobran grades perdidas económicas al pobre que no tiene, por lo cual este precio muchas veces, el pobre  lo paga con su vida o la de su familia.
 
Por ello cada fenómeno extremo desnuda la realidad social del país que hemos construido, este es un mensaje que constantemente nos recuerda a los guatemaltecos las materias pendientes en la construcción de un Estado Nación incluyente, donde los ciudadanos podamos tener derecho a la oportunidad de vivir dignamente.
 
Los organismos internacionales, los gobernantes, las cámaras empresariales, la sociedad en su conjunto,  debemos  interiorizar que la mejor estrategia para la adaptación al cambio climático es un compromiso nacional encaminado a la erradicación de la pobreza, aunque para ello vamos bastante tarde, más vale tarde que nunca.
 
FUENTE: Siglo 21 , 12 / julio / 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario