Páginas vistas en total

miércoles, 19 de julio de 2017

EL CAMBIO CLIMÁTICO Y LA AGRESIVIDAD DE LOS OSOS POLARES

En promedio se venían registrando entre ocho y diez ataques a humanos por década. No obstante, sólo entre el 2000 y el 2014 la cifra aumentó a 15.




Todd Atwood, biólogo del Servicio Geológico de los Estados Unidos tiene un trabajo bastante particular: el de recolectar los ataques de osos polares en Canadá, Groenlandia, Rusia, Noruega y Estados Unidos que se han registrados en casi 150 años. Sus fuentes, hasta el momento, van desde datos de las agencias gubernamentales, informes de noticias, hasta los registros de los buques para rastrear los ataques más antiguos.

Las cifras vienen aumentando. Entre 1870 y 2014, se registraron 73 casos, de los cuales 63 terminaron en personas heridas y 20 en muertes. Estos ataques, explicó el experto a NewScientist, estaban relacionados a una actitud predatoria por parte de los osos y, en su mayoría, se trató de machos. Sin embargo, al ver los datos con lupa Atwood encontró una señal de alerta. Sólo entre el 2000 y el 2014, se registraron 15 casos. Una cifra excepcional si se tiene en cuenta que el promedio por década venía siendo de ocho o nueve ataques.

“Esto no ha llevado a pensar que alrededor del 2000 hubo un cambio que afectó las condiciones en el Ártico”, afirmó a NewScientist Atwood.
Uno de los candidatos obvios para saber por qué están incrementando las cifras es el cambio climático, pues al quedarse sin un hábitat donde vivir, los animales empiezan a migrar a áreas donde hay más personas.

De hecho, otro estudio desarrollado por el Instituto Polar de Noruega, publicado en el Journal of Animal Ecology en mayo de este año, había encontrado que el cambio en las líneas costeras del Ártico estaba complicando las cosas para los osos polares, pues ya no podían atrapar focas como antes. En cambio, quedaban obligados a conformarse a comer los huevos de ganso abandonados sobre las costas para compensar la falta de proteína animal. Un cambio de dieta que, por cierto, no es capaz de suplir las necesidades de los gigantes polares.

Lo cierto, es que los encuentros entre los osos polares y los humanos parecen estar aumentando. “Los osos polares son más propensos a atacar cuando no encuentran comida”, afirma el portal NewScientist. Otros estudios ya han mostrado que el deshielo se está convirtiendo se está convirtiendo en un problema a la hora de cazar, llevándolos a estar más tiempo en las costas y alimentarse de unos pequeños huevos que no pueden compensar la pérdida energética. Por ende, no es sorpresa alguna que los científicos estén arrojando la idea de que el cambio climático podría aumentar los ataques de osos polares a humanos.

FUENTE: El  Espectador, 19 / julio / 2017

CAMBIO CLIMÁTICO Y CALENTAMIENTO GLOBAL: "RELATO DEL FIN DEL MUNDO"





El cambio climático amenaza a la humanidad con una serie de cataclismos en cascada, según un reportaje que publica New York Magazine. Lo que se avecina es más urgente y peor de lo que pensamos, señala.

El artículo se basa en docenas de entrevistas y de conversaciones con climatólogos e investigadores, así como en cientos de artículos científicos publicados sobre el cambio climático, explica su autor, David Wallace-Wells.

El artículo dibuja un completo panorama de las reacciones en cadena que sufrirá la humanidad si no cambiamos radicalmente de dirección para contener el calentamiento del planeta.

Lo primero que señala el artículo es que el clima va muy por delante de la política y que limitar el calentamiento global a 2ºC en relación con la temperatura preindustrial, tal como se convino en el Acuerdo de París (2015), no es realista porque la tendencia actual nos lleva a un calentamiento de 4ºC, hablándose de que vamos a llegar a los 8ºC.

Asimismo, el artículo advierte que las proyecciones climáticas actuales no están teniendo en cuenta dos factores añadidos que pueden cambiarlo todo: el deshielo del permafrost y el efecto albedo.

El permafrost contiene en su interior 1,85 billones de toneladas métricas de carbono, más del doble del acumulado actualmente en la atmósfera. Si se descongela por efecto del calentamiento global, puede liberar este carbono en forma de metano, con una potencia 34 veces mayor que la del CO2 para calentar la atmósfera. Puede desencadenar una reacción que duplicará el calentamiento global.

Las proyecciones tampoco tienen en cuenta el efecto albedo, que mide el porcentaje de radiación que cualquier superficie refleja respecto a la radiación que incide sobre la misma, ni tampoco el aumento de nubosidad que también aceleraría el calentamiento global.

En consecuencia, estamos infravalorando el calentamiento que viene, señala el artículo. Los datos de satélite muestran que el calentamiento global es dos veces más rápido que lo que los científicos han venido considerando desde 1998. A partir de esta constatación, emergen las ocho principales calamidades que pueden ocurrir si no reaccionamos.


 
Cascada de males

Según este reportaje, la primera consecuencia del calentamiento global será la subida de los mares. “La mayoría de la gente habla como si Miami o Bangladesh tuvieran alguna posibilidad de sobrevivir, pero la mayoría de los científicos con los que he hablado señalan que las perderemos antes de finales de siglo, incluso si dejamos de consumir energías fósiles en las próximas décadas”, señala David Wallace-Wells en su artículo.

Recuerda que la última vez que la temperatura de la Tierra subió 4ºC, el nivel de los océanos subió varias decenas de metros. En esta ocasión se espera que suban más de 3 metros durante este siglo.

Asimismo, subraya que el cambio climático ha desempeñado un importante papel en las cinco anteriores grandes extinciones de especies. Hace 252 millones de años, recuerda, la gran extinción comenzó con un calentamiento de 5ºC,  acelerado por la liberación de metano en el ártico, y supuso la desaparición del 97% de las especies vivas sobre la Tierra. Comparado con lo que pasa ahora, la tasa de carbono aumenta el doble de rápido que en aquella época.

Esta gran extinción en marcha no dejará indiferente a la especie humana, ya que huir del mar no será suficiente para sobrevivir. Si la temperatura realmente llega a los 7ºC por encima de la temperatura anterior a la era industrial, eso hará imposible la vida en las regiones ecuatoriales, pero si la temperatura escala hasta los 11ºC o los 12ºC, la mitad de la población humana perecerá por el calor.

Otra consecuencia del calentamiento es el hambre, ya que cada grado de calentamiento adicional disminuye en un 10% el rendimiento agrícola, que puede caer incluso hasta el 17%, según algunos científicos. La recuperación de tierras que provocará el calentamiento no será suficiente para suplir la pérdida de cultivos, según científicos.

La sequía será la cuarta calamidad. Existe consenso sobre el hecho de que sequías sin precedentes podrían multiplicarse por todas partes donde hoy se producen alimentos, por lo que si no se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, de aquí a 2080 Europa del sur conocerá sequías extremas, advierten los científicos.

Vuelve la peste, nos quedamos sin aire

El deshielo no sólo libera gases de efecto invernadero, sino también enfermedades y bacterias que están hoy enterradas bajo hielo, algunas desde hace millones de años, para las cuales nuestro sistema inmunológico no está preparado.

En Alaska, recuerda, ya se han encontrado rastros de la gripe española que en 1918 infestó a 500 millones de personas y mató a 100 millones, entonces el 5% de la población mundial. Se cree que la peste bubónica o la viruela están emergiendo del deshielo siberiano. Aunque es posible que estos organismos no puedan sobrevivir al deshielo, la posibilidad de contagio no puede descartarse. También hay que tener en cuenta que las enfermedades actuales pueden mutar por efecto del cambio climático.

El CO2 no sólo calienta la atmósfera, sino que también modifica la composición del aire. Si la contaminación por carbono aumenta a 1.000 partículas por millón (ppm) en 2100, las capacidades cognitivas humanas caerán un 21%, advierten los científicos.

La contaminación del aire aumenta también el riesgo de autismo cuando es respirado por mujeres embarazadas, al mismo tiempo que los incendios forestales pueden ser el doble de destructivos en 2050, con el aumento consiguiente de partículas tóxicas, destaca el artículo.

Las sequías tienen un efecto social añadido: la inestabilidad social que conduce a la guerra: por cada grado de aumento en la temperatura, crece entre un 10% y un 20% la probabilidad de que estalle un conflicto armado, según un estudio de Marshall Burke y Solomon Hsiang citado por la revista.

Migraciones masivas

Las migraciones masivas que estamos contemplando en nuestros días son consecuencia en gran parte del cambio climático, que arruina las posibilidades de supervivencia en algunas regiones y fuerza a la población a buscar otros espacios.

Otra consecuencia del cambio climático, extraída también del citado estudio, es que cada grado de calentamiento adicional cuesta  1,2 puntos del PIB. Se considera aceptable una pérdida del 23% de los ingresos por persona a finales de siglo, como consecuencia del cambio climático y sus derivadas: pérdida de cultivos, violencias, tempestades, energía, mortalidad…

Como quiera que nuestro desarrollo como especie está vinculado a las energías de origen fósil, el mismo principio de crecimiento económico está amenazado por el cambio climático, a no ser que el agotamiento de estas fuentes de energía pueda devolver la estabilidad.

Citando a la OCDE, el artículo señala que, con una probabilidad del 12%, la productividad global puede caer más de un 50% de aquí a 2100 debido al calentamiento global. La OCDE considera asimismo que una pérdida de entre 6 y 12 puntos en el PIB mundial a finales de siglo como consecuencia del cambio climático es el escenario más plausible.


Mares envenenados

Por último, la amenaza final se refiere al envenenamiento del mar, que provoca efectos secundarios como la acidificación de los océanos y la muerte de los corales debido a que una tercera parte del carbono es absorbido por el mar.

Esta absorción de carbono desencadena un círculo vicioso: la falta de oxigenación del agua propicia el desarrollo de bacterias que disminuyen aún más el oxígeno disponible, aumentando las zonas muertas en las aguas profundas y después en la superficie.

El hidrógeno sulfurado resultante de este proceso es “el gas preferido por el planeta para provocar un holocausto natural”. En el pasado ya acabó con casi toda la vida marina, que tardó millones de años en recuperarse.

El artículo concluye con un mensaje optimista: muchos científicos están persuadidos de que encontraremos la solución para prevenir el calentamiento global que nos amenaza, sencillamente porque no tenemos elección. La geoingeniería y la manipulación del clima están entre las posibles alternativas, aunque otros científicos prefieren la captura de CO2 y la austeridad económica.

El debate climático está que arde

Hay que tener en cuenta que el artículo, aunque tiene base científica, se esfuerza en mostrar el peor escenario para llamar la atención de lo que puede pasar si no reaccionamos. Otra revista norteamericana, The Atlantic, no ha tardado en poner los puntos sobre las íes en otro artículo.

No sólo destaca todo lo que ya se está haciendo para contener el calentamiento global, sino que cuestiona y matiza algunas de las cuestiones planteadas en el artículo de New York Magazine. Dice por ejemplo que el permafrost no va a descongelarse este siglo, sino que probablemente  su disolución será más prolongada, y que la amenaza del metano es relativa.

Concluye que la visión aterradora de New York Magazine es cierta porque lo que está pasando con el clima es sencillamente pasmoso, pero añade que muchos científicos descartan que podamos llegar a esos extremos apocalípticos. Coincide con David Wallace-Wells en que es imposible llegar a esos extremos porque podemos reaccionar y evitar lo peor. El debate sobre el clima está que arde.
 
FUENTE: Tendencia  21 , 19 / julio / 2017    

martes, 18 de julio de 2017

CAMBIO CLIMÁTICO: "EL FINANCIAMIENTO VERDE ES LA CLAVE PARA PRODUCIR UN DESARROLLO SUSTENTABLE"






Desde hace algún tiempo el mundo se ha vuelto consciente de los desafíos que una mala gestión ambiental puede traer a nuestro futuro —amenaza la salud humana, la paz y la sostenibilidad económica a largo plazo.

El 2016 fue el año más caliente jamás registrado debido al cambio climático provocado por el hombre. La contaminación atmosférica afecta cada vez a un mayor número de ciudades y se estima que alrededor de 18,000 personas mueren a diario a causa de la polución. Según algunas estimaciones, la erosión y la contaminación han afectado un tercio de las tierras cultivables del mundo en los últimos 40 años, mientras que la demanda por alimentos aumenta a medida que crece la población. Y estas son solo algunas de las estadísticas inquietantes sobre este tema.

La buena noticia es que el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y muchos otros procesos internacionales demuestran que ahora estamos abordando el problema de frente. No obstante, para que estos procesos —y muchos otros a nivel municipal, regional y nacional— funcionen, necesitamos financiarlos.

Según un informe reciente de la OCDE, encargado por el gobierno alemán, necesitamos invertir 6,9 millones de dólares en infraestructura cada año de aquí al 2030 para alcanzar el objetivo de calentamiento global de 2°C acordado en París. Solo en América Latina, se estima que las necesidades de inversión climática son entre $75 y $80 millones de dólares al año, casi tres veces el volumen actual de ese tipo de inversión.

Esta es la brecha que las finanzas verdes, un movimiento mundial en crecimiento, pueden llenar. En términos generales, las finanzas verdes incluyen el financiamiento de inversiones amigables con el medioambiente, así como prácticas que incorporan la sostenibilidad de manera más amplia en toda la industria. El G7 reconoció que este tipo de financiamiento es “fundamental” para alcanzar los objetivos climáticos y ambientales. Resulta alentador ver que se ha ido progresando en todos los frentes.

Desde junio de 2016 se han introducido más medidas relacionadas con las finanzas verdes en comparación con cualquier otro período de un año desde el 2000. Como consecuencia, se han incrementado los flujos de financiamiento verde, especialmente en la emisión de bonos verdes, los cuales aumentaron en un 100% a US$81 mil millones en 2016. Un reporte exhaustivo que va más allá de las finanzas verdes y en cambio evalúa el financiamiento sostenible de manera más amplia indica que los activos globales bajo gestión de inversión sostenible han aumentado en un 25% desde 2014.

Las acciones que nos han traído hasta aquí son muchas como para enumerarlas, pero entre los ejemplos de país se destaca Brasil, donde el Banco Central publicó lineamientos para el manejo integral de riesgos, incluyendo el riesgo ambiental, en marzo de 2017. En Estados Unidos, el Comisionado de Seguros del Estado de California lanzó la base de datos en línea del Climate Risk Carbon Initiative, con el fin de proporcionar información acerca de inversiones de alto carbono de grandes aseguradoras.

De igual forma, se ha evidenciado una rápida expansión en las alianzas relacionadas con las finanzas verdes en lo relacionado con banca, seguros e inversión. Por ejemplo, los Principios para la Inversión Responsable (PRI por sus siglas en inglés) han sumado a más de 185 miembros de 30 países desde junio de 2016, y ahora representan más del 50% de los activos globales bajo gestión.

El recientemente lanzado “Informe de progreso de las finanzas verdes” de la Consulta de ONU Medio Ambiente sobre el Diseño de un Sistema Financiero Sostenible, una contribución al Grupo de Estudio de Finanzas Verdes del G20, descubrió decenas de políticas alentadoras y desarrollo de productos financieros.

Por su parte, el Banco Interamericano de Desarrollo se ha fijado la meta de aumentar la financiación para el cambio climático hasta un 30% de las aprobaciones para el 2020. Esto se logrará con una combinación de instrumentos innovadores, como los bonos verdes, y de productos financieros tradicionales, incluyendo préstamos, cooperaciones técnicas, garantías e inversiones de capital.

Estas medidas son muy alentadoras. Ahora, con la caída de las emisiones globales de carbono y de los costos de tecnología para energías limpias, la tarea pendiente es acelerar el ritmo. A continuación, se destacan algunas medidas prácticas para alcanzar los billones de capital requerido:
  1. Desarrollar hojas de ruta de financiamiento sostenible a nivel nacional, lo cual ya está ocurriendo en países como Argentina e Italia.
  2. Enfocarse en el esfuerzo público cuando las fuerzas de mercado no logren ser suficientes —por ejemplo, mediante el uso de incentivos temporales focalizados (como las feed-in tariffs) para vencer las preocupaciones de los inversionistas acerca de nuevos sectores y temas, como la eficiencia energética y la adaptación climática.
  3. Fomentar una convergencia real a nivel internacional en términos de las “reglas del juego” que dan forma a los mercados financieros, tales como los estándares de mercado y las regulaciones financieras.
El sistema financiero se está transformando para alinearse con los imperativos del desarrollo sostenible del siglo XXI. Pero todos debemos empujarlo.

FUENTE: BID  @BIDcambioclima ,  18 / julio / 2017

EL CAMBIO CLIMÁTICO EXTINGUE LOS GLACIARES DE PERÚ




El caso más emblemático es el Pastoruri, donde hasta hace pocos años se celebraban competiciones internacionales de esquí, pero ahora su glaciar languidece y las visitas han tenido que restringirse para no acelerar más su degradación. Foto: archivo EFE


Perú, considerado el tercer país del mundo más vulnerable al cambio climático, ha perdido en 55 años el 61% de los 1 035 kilómetros cuadrados de glaciares que tenía en 16 cordilleras nevadas, derretidos por el calentamiento global, lo que provocará desbordes de lagunas y escasez de agua.
Según una reciente investigación del Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montaña (Inaigem), los glaciares que coronan los Andes peruanos se encuentran en proceso de extinción, porque desde 1962 han perdido un promedio anual de 11,5 kilómetros cuadrados.

"No esperábamos un panorama tan crítico", reconoció a Efe el presidente ejecutivo del Inaigem, Benjamín Morales, cuyo equipo trabaja para tener completo para finales de agosto el inventario con las 18 cordilleras nevadas del país, que componen el mayor sistema de glaciares en un país tropical.

El caso más emblemático es el Pastoruri, a 5 200 metros de altitud en la Cordillera Blanca, donde hasta hace pocos años se celebraban competiciones internacionales de esquí, pero ahora su glaciar languidece y las visitas han tenido que restringirse para no acelerar más su degradación.

Sin embargo, hay casos todavía peores, como los 15 kilómetros de glaciares que había en la cordillera Volcánica de la sureña región de Arequipa, inexistentes desde el año 2010.

Los siguientes glaciares en desaparecer están en la cordillera de Chila, también en Arequipa, cuyas aguas son la naciente más lejana del río Amazonas, y donde apenas quedan 200 metros cuadrados, al haberse perdido el 99% de los cerca de 34 kilómetros cuadrados de hielo que había a mitad de siglo XX.

Los glaciares situados a menor altura y con menor masa de hielo son los más afectados por el calentamiento global, mientras que aquellos a mayor altura y de mayor tamaño son, de momento, los más resistentes, como el Huascarán, la montaña más alta de Perú con 6 768 metros, y la cordillera del Huayhuash, según indicó Morales.

En unos 20 años pueden haber desaparecido la mayor parte de ellos, advirtió el especialista, cuya institución también se encarga de advertir a las autoridades las medidas de adaptación y mitigación necesarias para evitar catástrofes.

El vertiginoso deshielo ha provocado que muchas lagunas que acumulan el agua procedente de los glaciares estén casi al límite de su capacidad, lo que implica un gran riesgo de desastre natural ante eventuales desbordes.

"Perú es el primer país del mundo en catástrofes de origen glaciar", apuntó Morales, por la proximidad de su población con las grandes masas de hielo y los lagos.

Ese es el caso de la laguna Palcacocha, situada en las alturas de la ciudad de Huaraz, capital de la región Áncash, cuyo posible desborde arrasaría un área habitada por 50 000 personas, como ya ocurrió en 1941, cuando un aluvión, causado por la caída de un enorme bloque de hielo a sus aguas, dejó al menos 4 000 muertos.

En Áncash se han construido algunos diques para evitar este tipo de desastres, y esta semana una delegación de autoridades de Nepal los visitará para conocer las experiencias peruanas de mitigación del cambio climático en estos ecosistemas glaciares.

Otra dramática consecuencia de la reducción de los glaciares es la escasez de agua que soportarán las poblaciones altoandinas, factor que puede desencadenar en conflictos sociales, según el presidente del Inaigem, quien recomienda construir embalses para poder aprovechar el agua perdida por el glaciar.

En el caso del glaciar Chaupijanca, ubicado en la cordillera de Huallanca, que cada año pierde medio millón de metros cúbicos de agua, equivalentes a unas 200 piscinas olímpicas, que se diluyen sin ser aprovechados por la población.

Sin embargo, Morales lamentó que muchos gobiernos regionales y locales, encargados de ejecutar este tipo de obras, "no están concienciados sobre el problema" y pidió que las universidades también dediquen más esfuerzos a investigar el impacto del cambio climático en los glaciares.

El Inaigem espera poder realizar un inventario de los glaciares peruanos cada dos años y más adelante uno anual para tener la mayor información posible que evite nuevos desastres.

FUENTE: El Comercio , 18 / julio / 2017

LA ADAPTACIÓN AL CAMBIO CLIMÁTICO ES LA OPORTUNIDAD DE MAYOR PROGRESO EN EL SIGLO XXI




José Fiscal, durante su conferencia en Carmona.


El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, impartió ayer la conferencia inaugural Andalucía ante la amenaza del cambio climático, en el marco del curso de verano sobre Cambio Climático y Seguridad Alimentaria, organizado por la Universidad Pablo de Olavide en Carmona, y que cuenta con la colaboración de la Consejería, la Diputación de Sevilla y la Fundación Cajasol.
 
Fiscal señaló que la mitigación y la adaptación "son en la actualidad la mayor oportunidad de progreso del presente siglo". En su ponencia, el titular de Medio Ambiente repasó los antecedentes en la lucha contra el calentamiento del planeta en Andalucía, cuáles son las acciones que ha desarrollado desde hace más de 15 años la Junta y en qué momento se encuentran las políticas sobre la cuestión en la región.
                    
En este sentido, Fiscal hizo hincapié en los contenidos del Anteproyecto de Ley Andaluza de Cambio Climático. Asimismo, dado que el curso se centraba en seguridad alimentaria, también profundizó en cómo este fenómeno afecta a la gestión de los recursos hídricos y a la actividad agrícola.
 
Respecto a la futura Ley de Cambio Climático, Fiscal explicó que establece mecanismos de integración de las políticas de cambio climático en toda la planificación de competencia de la Junta y de los entes locales, contemplando también instrumentos dirigidos al sector privado. Por tanto, esta Ley fijará así nuevos límites a la contaminación por gases de efecto invernadero y se centrará sobre todo en las denominadas emisiones difusas.
 
El otro gran punto fundamental de esta Ley será la adaptación al cambio climático, que también se abordará de manera coordinada. Fundamentalmente mediante la observación sistemática de los efectos del cambio climático y para la predicción de escenarios futuros.
 
El Programa de Adaptación incorpora 12 áreas temáticas en las que trabajar, entre las que se encuentran la agricultura, las inundaciones, la sequía y otros asuntos vinculados a la gestión del agua. Sobre esta cuestión, el consejero recordó que en la comunidad autónoma se concentra la gestión de tres cuencas: la Mediterránea Andaluza, el Tinto-Odiel-Piedras y el Guadalete-Barbate, cuencas marcadas por su irregularidad.
 
Según el responsable de Medio Ambiente, "esta irregularidad, que se manifiesta en la pluviometría, supone un déficit de agua en determinadas zonas, que nos obliga a combinar diferentes fuentes de recursos para atender la demandas de la población: aguas superficiales embalsadas, masas de agua subterránea, aguas regeneradas, aguas desaladas y transferencia de recursos de otras cuencas".
 
En este sentido, el consejero apuntó que los planes hidrológicos, en el contexto del calentamiento global e integrando toda la acción desarrollada en la región en esta materia, tendrán en la nueva Ley de Cambio Climático consideración de Planes con Incidencia en el Cambio Climático.
 
En relación a cómo el calentamiento de la tierra afecta a la agricultura y al sector agroalimentario, Fiscal se detuvo en las medidas desarrolladas de forma coordinada con la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural: acciones para fomentar el ahorro energético y las energías renovables en la industria, actuaciones para la forestación de tierras, la mejora del conocimiento sobre las emisiones y captaciones de gases de efecto invernadero asociados, etcétera.
 
FUENTE:  El Diario de Sevilla ,  18 / julio / 2017

lunes, 17 de julio de 2017

MACRON ASEGURÓ QUE TRUMP "LO ESCUCHÓ" SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO





Donald Trump "intentará buscar una solución en los próximos meses" para un eventual regreso de Estados Unidos al acuerdo de París sobre cambio climático, asegura el presidente francés Emmanuel Macron.

"Donald Trump me escuchó. Comprendió el sentido de mi planteo, especialmente el vínculo existente entre cambio climático y terrorismo",
explicó Macron en una entrevista que publicó el dominical Journal du Dimanche.

"Me dijo que intentará encontrar una solución en los próximos meses. Hablamos en detalle de lo que podría permitirle regresar al acuerdo de París", agregó Macron, tras la visita de dos días a París del mandatario norteamericano.

"Pienso que él también constató (en Estados Unidos) la movilización de las ciudades, de los Estados, del mundo empresarial y de su propio entorno a favor de que Estados Unidos siga comprometido con la lucha contra el cambio climático", continuó el mandatario galo.

"Es importante mantener el diálogo para que Estados Unidos pueda reintegrarse al campo de acción contra el cambio climático y hacer el juego del multilateralismo", indicó el francés.

El presidente norteamericano había adelantado el jueves en una rueda de prensa en la capital francesa que "algo podría pasar" sobre el acuerdo de París.

"Ya veremos lo que pasará", había agregado, seis semanas después de haber anunciado que Estados Unidos se retirará del acuerdo internacional de lucha contra el cambio climático de 2015.

FUENTE:  ámbito.com , 15 / julio / 2017

CONSULTAS POPULARES Y CAMBIO CLIMÁTICO





La politóloga estadounidense Elinor Ostrom ganó el premio Nobel de economía en 2009 por sus trabajos sobre el gobierno de los bienes comunes, que plantea el conflicto entre el interés individual de maximizar ganancias y el interés común de usar los recursos de manera sostenible, cuya respuesta encontró en el tipo de instituciones que favorecen uno u otro.

En Colombia estamos viviendo el dilema de manera aguda con los recursos naturales más básicos para la supervivencia, que son el subsuelo, los suelos, las aguas y los bosques. Como ellos forman un todo integrado, la explotación de uno de los recursos supone la afectación negativa de los otros. El caso extremo es el de la minería ilegal del oro, que destruye y contamina con mercurio las riberas y los ríos, acaba la pesca y elimina los suelos cultivables a su paso.

El país ha estado forjando una nueva institución —las consultas populares sobre minería—, que está dando sus primeros pasos vacilantes para establecer un marco regulatorio que concilie los intereses de las empresas petroleras y mineras con los de las comunidades donde están los recursos. La ley y la jurisprudencia constitucional les dan poder a las comunidades, con la consulta, para decidir si aceptan o rechazan la explotación del subsuelo. Las empresas y el Ministerio de Minas han dicho que la consulta no es obligatoria y que sus resultados no pueden frenar la locomotora minera, la obtención de regalías y el cumplimiento de los contratos de concesión ya otorgados, sin exponerse a pagar costosas demandas contra la Nación.

El conflicto, entonces, está claramente planteado y es necesario tener criterios para resolverlo. El principio jurídico que dio vida a las consultas fue el derecho de los pueblos indígenas de ser consultados sobre las decisiones o inversiones que los pudieran afectar, que fue reconocido en un tratado internacional de la OIT, para frenar el etnocidio a gran escala que trajo consigo el progreso occidental de las multinacionales sobre el resto del mundo.

Ahora aparece en el panorama una razón incluso más poderosa, la necesidad de impedir el cambio climático más catastrófico, que dará origen a un nuevo derecho, fundado en los derechos de la humanidad a la sostenibilidad del planeta, que tendrá que definir legalmente qué se puede hacer y qué no, si la actividad tiene un costo ambiental que comprometa la estabilidad climática del mundo. Este derecho excede el ámbito local y nacional, pues el bien jurídico protegido es el planeta. Y excede con mucho el derecho privado a la propiedad y el lucro, y aun la soberanía de los países como derecho político.

Las comunidades que han decidido consultar si aceptan o rechazan la minería lo hacen por un interés local: la preservación de sus aguas, suelos y biodiversidad; es decir, la defensa conservadora de su estilo de vida, pero son la línea de avanzada de un gran conflicto mundial entre la destrucción y la salvación de la vida humana en el planeta, cuya primera línea de choque es la superación de la economía del petróleo y el carbón como combustibles fósiles causantes de la emisión de gases con efecto invernadero.

FUENTE:  El  Espectador , 17 / julio / 2017

¿POR QUÉ TODAVÍA SE RECHAZA EL ORIGEN HUMANO DEL CAMBIO CLIMÁTICO?






Hace ya 20 años empecé a describir la situación meteorológica actual como consecuencia del cambio climático producido por los seres humanos. Este cambio es un --cambio-- no un mero calentamiento global.

La subida de un grado de media en la temperatura de la superficie del planeta supone calentamientos mucho mayores en regiones pequeñas del mismo. El sistema climático es esencialmente una combinación del movimiento acoplado de dos fluidos de características muy diferentes: el aire de la atmósfera y el agua de los océanos, controlados por la condición de contorno, que es el hielo de los Polos.

El movimiento de los fluidos es, en general, inestable. Observen el chorro del agua del grifo cuando va cayendo, al principio el movimiento es en láminas, pero pronto cambia, va retorciéndose y se convierte en turbulento.

Un grado de aumento de temperatura media es equivalente a la diferencia entre la circulación laminar y la turbulenta de los fluidos.

Como indiqué hace dos décadas, el cambio climático causa ahora grandes inestabilidades en el tiempo atmosférico. Este verano lo estamos notando con olas de calor extendidas durante dos semanas, produciéndose luego una bajada de temperatura de 20 grados extendida durante 10 días, y de nuevo, otra ola de calor...

Un tiempo altamente fluctuante, pero con tendencia a los extremos: de calor a frío y de sequía a inundaciones.

Hay quienes arguyen que ''siempre ha pasado esto''. Las temperaturas del miércoles y jueves pasados han sido las mayores registradas en nuestro país, y esto se repite año tras año, máximo tras máximo.
El mini-huracán anclado en las Baleares del invierno pasado fue la primera experiencia de este tipo de fenómenos en el Mediterráneo.

Hay quienes dicen ''que unos científicos dicen que geografía, otros que cambio climático, otros...''.  Pero los hechos son duros. El aumento de fenómenos extremos sigue a la subida de la temperatura media global y ésta a un aumento de las concentraciones de CO2 y gas natural en la atmósfera.

¿Por qué la resistencia ante la evidencia?

Hay un relato de Jack London en sus '' Historias de los mares del sur'' en el cual una persona va notando los síntomas de la lepra en el cuerpo de un amigo, pero no los quiere asumir. Hay personas que saben que las drogas las están matando, pero no dejan de tomarlas. Los madrileños saben que el asma y los enfisemas pulmonares están aumentando en su ciudad debido a la contaminación por los motores diésel de gasóleo, pero insisten en utilizarlos.

El ser humano rechaza las evidencias, porque nuestra evolución a lo largo de 100.000 años se ha especializado en soluciones a corto plazo y sólo desde hace unos 400 años hemos empezado a pensar en el futuro. Antes de eso era el presente y la "Edad Dorada", el Paraíso del que nos expulsaron.
Las soluciones al cambio climático, como al cambio global (desertificación, pérdida de biodiversidad, disminución de peces, plásticos de inmensa vida en el fondo de los mares... ¿sigo?) son sencillas y tenemos todos los elementos en nuestras manos para implantarlas. Pero las personas siguen en la droga.

Es como el problema del ruido en la escuela de Arquitectura, donde trato de enseñar física.  Las aulas, los salones de actos, los locales, tienen una acústica de pena. La solución es inmediata y barata: reflectores de madera y paneles absorbentes. Pero no se adopta. Las personas piensan en otras cosas no en la tortura del ruido.
'
'¿Dejar el café?, ¿quién?, ¿yo?, no puede ser, lo necesito cada dos horas''. Y un día nos vamos de excursión durante un par de semanas a recorrer el camino que va desde la Sierra Nevada en México hasta Vancouver, y nos pasamos 14 jornadas sin café, alcohol, estimulantes. Y no nos pasa nada. Descubrimos que podemos vivir sin las drogas.

El rechazo a reconocer el origen humano del cambio climático es una consecuencia del miedo a dejar las drogas. Es claro que los combustibles fósiles han traído al mundo una prosperidad inimaginable. Pero que también han traído consecuencias tremendas: enfermedades, atascos diarios, malos humores, y destrucción del medio ambiente.

Con las alternativas que tenemos podemos vivir igual de bien, pero de manera consciente, no dilapidando la riqueza inconscientemente.

El rechazo a afrontar los problemas es realmente el rechazo a la responsabilidad, un rechazo que en España conocemos muy bien. Los puritanos sumergían al ser humano en asumir las consecuencias de sus actos. El Concilio de Trento, abrazado con ardor en España, propuso quitar los pecados mediante un pago instantáneo: la penitencia, y que la responsabilidad de seguir un buen camino en la vida fuera de la Iglesia que guiaba a las personas, no de cada persona en sí misma.

Una mayoría de seres humanos rechaza la responsabilidad, la propia y hasta la de sus dioses, a quienes no se les puede exigir por sus actos.

Asumir la responsabilidad es duro. La mayoría de seres humanos, incluidos los gestores españoles, que no reconocen la corrupción, o se van con millones en la cartera tras quebrar empresas, no quiere responsabilidades.

Este es el porqué del rechazo a reconocer que el cambio climático actual, 100 veces más rápido y similar en intensidad a las grandes catástrofes como fueron las glaciaciones, está causado por nosotros, en nuestra alegría por la riqueza fácil que representan los combustibles fósiles.

FUENTE:  El Mundo , Antonio Ruiz de Elvira , 16 / julio / 2017

domingo, 16 de julio de 2017

MACRON Y TRUMP NO OCULTARON SUS DIFERENCIAS SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO




Macron y Trump no ocultaron sus diferencias sobre el cambio climático


El presidente norteamericano Donald Trump y Melania, la primera dama, están experimentado “la grandeur” de Francia en su visita de trabajo. En sus 48 horas en París van a visitar más monumentos históricos que en sus primeros meses de gestión y hasta una visita inesperada a la tumba de Napoleón, con tantos dorados como su departamento en la Trump Tower.

Para olvidarse del “hot dog”, el arte de Alain Ducasse en su restaurante Le Jules Verne de la Torre Eiffel, con una vista sin igual. Aún sin vino porque Trump no toma. “Una comida entre amigos”, dijo el presidente Emmanuel Macron en la conferencia de prensa de los dos jefes de Estado, en el palacio del Elíseo.

Si su paso por la Academia Militar le dejaron al presidente norteamericano un amor por el uniforme y la marcialidad, su recepción en París estuvo cargada de revista de tropas y bandas, en la majestuosidad del Hotel des Invalides, heredado del rey Luis XIV, donde se honra a los soldados franceses caídos en Combate. Una recepción irresistible para un Trump cuestionado en Estados Unidos, en su peor momento político, con su vínculo con Rusia, que lo persigue.

Para olvidarse será agasajado en el desfile militar del simbólico 14 de julio en Francia, con al presencia de 200 militares norteamericanos, en la avenida de los Campos Eliseos. Conmemorarán los 100 años de la participación norteamericana en la primera Guerra mundial. Toda esta teatralidad es una especialidad del presidente Macron y su esposa, Brigitte. El presidente francés está convencido de que el autoaislamiento de Trump es seriamente peligroso para el mundo. Después de su tercer encuentro, “Emmanuel” y “Donald” han conseguido construir un vínculo privilegiado, a pesar de sus diferencias.

“Ustedes tienen un súper presidente”, dijo Trump. “Vuestro presidente es un duro”. La resultante de una relación “productiva”, donde cada uno se dice lo que piensa. Así fue el encuentro de más de una hora y media en el Palacio del Eliseo, con la pos guerra en Siria, el terrorismo en el Sahel y el acuerdo climático como ejes.

“Sobre el clima, nosotros conocemos nuestros desacuerdos. Yo respeto la decisión del presidente. ¿Es que es irremediable? Compromisos han sido establecidos. Mi deseo es continuar con Estados Unidos discutiendo sobre este tema”, sostuvo Macron. Trump respondió: “Nosotros veremos qué pasa. Nos hablaremos en los meses que vienen. Si hay un cambio, eso será bueno”, dijo Trump.

Con respecto a Siria, Macron anunció que van a continuar “el trabajo en común para generar juntos iniciativas diplomáticas que permitirán construir la hoja de ruta para después de la guerra en Siria”. Y confirmó que “la destitución de Bashar al Assad no será una condición previa en las discusiones”. Pero el límite serán las armas químicas: su utilización por el régimen sirio “será objeto de represalias inmediatas”, aclaró.

Cuando Melania y Brigitte Macron regresaban de su visita a la catedral de Notre Dame y su paseo en una vedette sobre el río Sena, la conferencia de prensa continuaba. “En materia de lucha contra el terrorismo, nuestra visión está perfectamente alineada”, aseguró Macron.

Y llegaron las preguntas domésticas para Trump. Rusia y el encuentro de su hijo Donald Junior con una supuesta abogada próxima al Kremlin. “Mi hijo es un joven admirable. Esta entrevista (con la abogada rusa) no tiene ninguna consecuencia”, dijo. Macron rechazó comentar la política norteamericana. “Excelente respuesta”, exclamó Trump, que ignoró el lenguaje diplomático y usó los superlativos.

Macron consiguió en un mismo día encontrar en París a dos de los grandes del mundo. Con la canciller Angela Merkel mantuvieron el tradicional Consejo de ministros franco- alemán en el Eliseo. Y acordaron construir un avión de combate franco europeo.

FUENTE:  Clarín , 13 / julio / 2017

LOS EFECTOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO EN LA ECONOMÍA COLOMBIANA






El cambio climático le mostró su peor rostro a Colombia. El termómetro marcó hasta 40° en la Costa y 20 municipios prendieron su
                                            
  
Debido a su posición geográfica Colombia es reconocida como un país vulnerable al cambio climático. La retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París tiene efectos adversos sobre las probabilidades de que varié las tendencias mundiales por un desarrollo más limpio y la disminución de las emisiones de carbono en los diferentes países, para el caso colombiano, esta condición se vuelve mas crítica, debido a la tendencia de parte de la población a ubicarse en zonas de riesgo, suelos inundables y, suelos inestables en sierras altas, entre otros, lo que ha contribuido a que una serie de desastres naturales relacionados con el clima en los últimos años, caracterizados por períodos de lluvias excesivas o sequias extremas afecten gravemente a las comunidades hasta constituirse en tragedias.

Un estudio del Departamento Nacional de Planeación evidenció que en los últimos 20 años el país ha sufrido alrededor de 16.000 desastres relacionados con el clima, eventos que incluyen inundaciones, sequías, tormentas y temperaturas extremas, entre otros, y que han generado daños en la infraestructura, destrucción de viviendas y pérdidas humanas; las pérdidas totales podrían ser equivalentes al 1.1% del Producto Interno Bruto.
Estas cifras evidencian que el cambio climático tiene efectos sobre la economía del país al generar pérdidas que pueden afectar la productividad y el crecimiento económico, especialmente a nivel regional. Restablecer la zonas afectadas a sus condiciones normales, requiere de grandes inversiones.

La primera encuesta nacional sobre la percepción de cambio climático, desarrollado en el marco de la Tercera Comunicación de Cambio Climático para Colombia, evidenció que el 98.33% de la población considera que este fenómeno está sucediendo y el 90.34% considera que las actividades humanas son el principal factor que lo causa, indicando que los colombianos si perciben el cambio climático como una afectación a diferentes variables económicas.

La misma encuesta muestra que el 63% de los encuestados consideran que en el país no se invierten los recursos suficientes para mitigar los efectos negativos de este fenómeno, lo cual evidencia que a pesar de que el estado realiza diferentes esfuerzos para minimizar o prevenir los efectos del cambio climático, estos son insuficientes para fortalecer a la población en aspectos básicos para controlar el fenómeno y prevenir sus posibles consecuencias o generar acciones de adaptación y/o mitigación.

Otro punto que se analizó en la encuesta era la percepción sobre el incremento de los precios de la canasta familiar relacionadas con el cambio de las condiciones climáticas: los encuestados asocian el cambio climático con el incremento en el precio de los alimentos (97.61%) debido a que se afectan las actividades agrícolas y ganaderas que generan escasez o disminución de la oferta de alimentos, incidiendo en un aumento de los precios. El (83.68%) de los los consumidores consideran que después de pasar por algún cambio en el clima hay servicios como la electricidad que también aumentan su precio, especialmente las épocas de sequia que pueden presionar el costo del servicio.

De acuerdo con estas cifras, la población colombiana no ve este fenómeno como algo aislado que altera las condiciones climáticas: relaciona el cambio climático con incrementos en sus gastos domésticos como una de los principales impactos tanto en los cambios meteorológicos y también en actividades del día a día al afectar sus escasos ingresos en dos productos claves de la canasta familiar como son los alimentos y la electricidad. Consideran que el estado debe generar mayores estrategias que permitan la adaptación y mitigación de las consecuencias de este fenómeno que cada vez puede ser más intenso.

Se puede concluir que el cambio climático genera una serie de retos para el desarrollo económico de los países, que pueden contribuir migrando a una economía bajo carbono que requiere un cambio en los sistemas productivos, aplicando procesos innovadores y nuevas tecnologías, lo que implica nuevas políticas que promuevan la eficiencia y el control de la contaminación.

A nivel ciudadano, se requiere avanzar en el el tema cultural que implica que los ciudadanos sean más responsables y conscientes de la importancia de un comportamiento que reduzca las emisiones de CO2, Cotte y Pardo (2014, 2013): cambiar los hábitos de consumo y ser más conscientes en los procesos de selección de productos que sean amigables con el medio ambiente.

Todos estos elementos implican un compromiso colectivo, que permita formular e implementar políticas que promuevan el desarrollo sostenible y economías bajo carbono, que a futuro permitan garantizar la vida en el planeta con estándares de calidad y protección del medio ambiente, con un menor impacto en la economía por los efectos  del  cambio  climático.
 
FUENTE: Portafolio.co , 14 / julio / 2017 

EL CAMBIO CLIMÁTICO ES UNA REALIDAD QUE CHILE VIVE DE MANERA EXTREMA


Bachelet:


La presidenta Michelle Bachelet, afirmó hoy que Chile se está preparando desde hace tiempo para enfrentar las consecuencias del cambio climático, un fenómeno que, subrayó, es una "realidad" que el país ha "vivido de manera bastante extrema".

La mandataria visitó este viernes el Instituto Nacional de Hidráulica, un organismo que estudia y desarrolla proyectos de infraestructura hidráulica simulando los efectos de tsunamis, aluviones, erupciones volcánicas y otros desastres naturales que se pueden ver acelerados por el cambio climático.

"Aquí vemos, concretamente, cómo Chile se está preparando, ya hace un rato, para hacer frente al cambio climático", sostuvo la presidenta, que estuvo acompañada por el ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, y el de Medio Ambiente, Marcelo Mena.

Bachelet aseguró que los efectos del cambio climático son "tremendamente negativos" para las personas y la naturaleza, y enfatizó las consecuencias que tienen también para la infraestructura del país.

El Instituto Nacional de Hidráulica elabora maquetas a escala de embalses, puertos, canales y puentes para someterlos a pruebas de fenómenos naturales que podrían suceder en la realidad.

Bachelet y los ministros visitaron un modelo a escala del Parque La Aguada, el proyecto de manejo de agua de lluvia más importante de Chile y que evitará que algunas zonas de Santiago se inunden, como ha ocurrido estos últimos meses cuando ha habido precipitaciones intensas.

Otra maqueta pone a prueba la infraestructura del puerto de San Antonio, en condiciones de oleaje fuerte para conocer cómo se mueven las embarcaciones y anticipar eventuales problemas.

"Esto es lo que esperan los chilenos de sus instituciones públicas: que reaccionemos a tiempo, con un trabajo serio, anticipando problemas dentro de lo posible", señaló Bachelet.

FUENTE: El Mostrador, 14 / julio / 2017

TRES ACCIONES QUE FRENARÍAN EL CAMBIO CLIMÁTICO


Un informe sueco, basado en la recopilación de diversos estudios, aseguró que una serie de "decisiones humanas" ayudaría notablemente a mejorar el clima en el mundo.


Cuidar el medio ambiente es vital para asegurar la existencia (iStock)



La lucha contra el cambio climático, llevada a cabo desde diferentes ángulos, pertenece a la agenda de muchos países del mundo que ya comenzaron a tomar medidas para concientizar sobre la importancia de cuidar el medio ambiente. Pero solo las acciones y los comportamientos de los seres humanos pueden contribuir a hacerle frente a los problemas climáticos globales.
Un equipo de investigadores de la Universidad de Lund, en Suecia, lograron analizar diversos estudios publicados durante los últimos años. Los mismos pusieron el foco en cómo las acciones individuales provocarían efectos positivos en el medio ambiente.
Los resultados de este trabajo han sido publicados en la revista Environmental Research Letters, en donde se sostuvo que tener menos hijos (uno por familia), no poseer un vehículo y evitar los vuelos largos serían medidas de gran ayuda. Todas acompañadas por una dieta vegetariana.
Disminuir los vehículos en la calle sería favorable para el clima (iStock)
Disminuir los vehículos en la calle sería favorable para el clima (iStock)
El profesor Seth Wynes, autor del estudio junto a Kimberly Nicholas, recordó que existen muchas elecciones o decisiones personales que afectan al cambio climático pero no todas ellas tienen un impacto decisivo. "Para dar un paso adelante en defensa del clima, es necesario saber cómo nuestras acciones pueden tener el mayor impacto posible; y esta investigación se trata de ayudar a las personas a tomar decisiones mejor informadas".
 
"Por ejemplo, vivir sin coche particular evita la emisión anual de 2,4 toneladas de dióxidos de carbono, mientras que comer una dieta basada en vegetales ahorra 0,8 toneladas de CO2 al año", indicó el científico.
 
Otras acciones efectivas
Cambiar las bombitas de luz aporta escasas ventajas, aunque no menos importantes. El estudio también aseguró que reemplazar el vehículo a combustible tradicional por un coche híbrido, lavar la ropa con agua fría, reciclar los residuos y lavar a mano, también serían de gran ayuda.
La coautora del estudio, Kimberly Nicholas, reconoció que las opciones que se destacan en su estudio suponen "opciones profundamente personales", pero asegura que "no podemos ignorar los efectos que nuestro estilo de vida tienen en el cambio climático Y señaló: "Los jóvenes que ahora están estableciendo sus patrones de vida deben ser conscientes de las acciones que pueden tener más impacto en el clima".
 
FUENTE:  Infobae , 16 / julio / 2017

miércoles, 12 de julio de 2017

SE DESPRENDE DE LA ANTÁRTIDA UNO DE LOS MAYORES ICEBERGS DEL MUNDO



Así será el iceberg más grande del mundo



Estaba anunciado. Tras ampliarse otros 17 kilómetros entre el 25 y el 31 de mayo, según las observaciones de los especialistas del proyecto MIDAS, un trozo de la Plataforma Larsen C en la Antártida se ha convertido en el iceberg de mayores dimensiones conocido en los últimos decenios, con 5.800 kilómetros cuadrados, tal y como han confirmado la Universidad de Swansea y el British Antarctic Survey.

Este miércoles, y tras crecer la grieta desde entonces los 13 kilómetros que le faltaban para alcanzar el mar, un satélite estadounidense observó el iceberg desprendido sobre el mar. Se calcula que el bloque gigante cubre un área de aproximadamente 6.000 kilómetros cuadrados. Los responsables del proyecto Midas -de origen británico en su mayoría- indican que estas dimensiones equivalen más o menos un cuarto del tamaño de Gales. Para tener una idea aproximada de esta dimensión se debe recordar que la isla de Mallorca tiene una superficie de 3.640 km2.

imágenes por satélite de la partición d ela plataforma Larsen C
imágenes por satélite de la partición d ela plataforma Larsen C (Adrian Luckman / AFP)

En un comunicado, los expertos en estudios antárticos de la universidad galesa de Swansea indicaron que el desprendimiento se produjo entre el 10 y el 12 de julio, cuando el iceberg se separó del segmento Larsen C del continente blanco.

El iceberg, que se espera sea denominado A68, pesa más de un billón de toneladas, según Midas, que ha precisado que la ruptura fue detectada por el instrumento satelital Aqua MODIS de la NASA.
Los científicos esperaban este evento. La grieta llevaba ampliándose durante más de una década. La propagación de la fisura se había acelerado desde 2014, haciendo cada vez más probable la inminente separación.
El iceberg ha estado cerca de romperse desde hace unos meses. Durante todo el invierno antártico, los científicos monitorearon el progreso de la grieta en la plataforma de hielo usando los satélites de la Agencia Espacial Europea.

“El iceberg es uno de los más grandes registrados y su progreso futuro es difícil de predecir”, dijo Adrian Luckman, profesor de la Universidad de Swansea e investigador principal del Proyecto MIDAS, que ha estado monitoreando la plataforma de hielo durante años.
“Puede permanecer en una sola pieza pero es más probable que se rompa en fragmentos. Algunos trozos de hielo pueden permanecer en el área durante décadas, mientras que partes del iceberg puede derivar hacia el norte hasta aguas más cálidas”, agregó.

Este inmenso iceberg a la deriva aumentará los riesgos para los buques ahora que se ha roto. La península está fuera de las principales rutas comerciales, pero sí es uno de los principales destinos de los cruceros que visitan desde Sudamérica.

En 2009, más de 150 pasajeros y tripulantes fueron evacuados después de que el MTV Explorer se hundió tras de golpear un iceberg de la península antártica.
Tras los pasos de Larsen A y Larsen B

Las plataformas de hielo Larsen A y B, situadas más al norte en la Península Antártica, se derrumbaron en 1995 y 2002, respectivamente.
“Esto dio lugar a la aceleración dramática de los glaciares , con mayores volúmenes de hielo que entran en el océano y contribuyen a la elevación del nivel del mar”, dijo David Vaughan, glaciólogo y director de ciencia en British Antarctic Survey.

“Si Larsen C comienza a retroceder significativamente y eventualmente se derrumba, entonces veremos otra contribución al aumento del nivel del mar”, agregó.
Icebergs y cambio climático

Los grandes icebergs se rompen habitualmente en Antártida, lo que significa que los científicos no están vinculando la fisura al cambio climático artificial.

“En los meses y años siguientes, la plataforma de hielo puede volver a crecer gradualmente, o puede sufrir más eventos de partición que eventualmente pueden conducir al colapso - las opiniones en la comunidad científica están divididas”, dijo Luckman.
”Nuestros modelos dicen que será menos estable, pero cualquier colapso futuro permanece años o décadas lejos.”

FUENTE: La Vanguardia , 12 / julio / 2017

EL ICEBERG DESPRENDIDO EN LA ANTÁRTIDA ES UNA CONSECUENCIA DEL CAMBIO CLIMÁTICO






La directora del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales de París y ex secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, ha alertado este miércoles 12 de julio que el desprendimiento de un iceberg de unos 5.800 kilómetros cuadrados de la Antártida -que se produjo entre el 10 y el 12 de julio-- a causa del cambio climático es una "señal de alarma extraordinariamente impactante, visual y muy gráfica de a lo que se enfrenta la población mundial".
 
"Este desprendimiento de una superficie tan relevante de hielo pone de manifiesto hasta que punto la magnitud de lo que estamos hablando es tan grande y puede tener un impacto tan directo e inmediato", ha añadido, en declaraciones a Europa Press, la ex secretaria de Estado.
Ribera ha impartido la conferencia 'Impacto sobre bienestar humano', en el Curso de Verano de la UCM 'Cambio climático y bienestar humano en la era del antropoceno'.
 
La experta ha explicado que aunque este desprendimiento no tiene "una capacidad grande y directa" en la subida del mar, sí "aumenta exponencialmente" esa capacidad de alteración de la que ya es consciente la sociedad" y que "plantea muchos interrogantes sobre qué es lo que vamos a ver en los próximos años".
 
Ante esta situación, la directora del Instituto de Desarrollo Sostenible ha llamado a poner en marcha acciones y medidas "muy contundentes" tanto por parte de los ciudadanos, votantes y consumidores como del Gobierno.
 
En este sentido, Ribera ha señalado que el Gobierno debe poner en marcha cuanto antes la ley de Cambio Climático y Transición Energética que presentó el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y establcer una "acción conjunta que permita plantear un dialogo" para concienciar a la sociedad que, según ha matizado, "es mucho más madura de lo que piensan las instituciones".
 
Por otro lado, la ex secretaria de Estado de Cambio Climático también ha alertado de los dos grandes incendios que han tenido lugar en la península ibérica a principio del verano y que supondrán un incremento de temperatura en las ciudades por encima de los 40 grados durante cuatro o cinco semanas al año.
 
"Los incendios de Portugal y Doñana ponen de manifiesto hasta qué punto ese riesgo de combustión espontánea, tan difícil de gestionar después, ha sido facilitando por el cambio climático, además de otros muchos factores", ha añadido Ribera.
 
Con todo, ha señalado que esta situación debe llevar a reflexionar sobre lo pequeño que es el mundo y lo sumamente "interdependientes" que somos los unos de los otros. "No vale un pensamiento egoísta, es una situación en la que nos hundimos o nos salvamos todos. Así que más vale empezar a remar todos en la misma dirección", ha concluido.
 
FUENTE: EcoDiario.es , 12 / julio /2017

EL CAMBIO CLIMÁTICO, UN FENÓMENO AMBIENTAL QUE NOS DESNUDA SOCIALMENTE



El cambio climático tiene las mismas características de las grandes crisis financieras mundiales, son causadas por un grupo pequeño de países pero sus efectos tienen una resonancia global. En este caso,  dicho fenómeno ha sido generado por países que han elevado su nivel de vida a costa de una contaminación sin precedentes, desde  la llamada Revolución Industrial.
 
De ese tiempo a la fecha se han lanzado miles de  millones de toneladas de gases contaminantes, convirtiendo a la atmósfera en un depósito donde se alteró  el ciclo natural del carbono, provocando un aumento de la temperatura y generando con ello el calentamiento global y el fenómeno del cambio climático.
 
Sin embargo, a lo interno de nuestro país debemos hacer nuestra propia autocrítica, pues de acuerdo al  Índice de Riesgo Climático Global 2017, Guatemala está incluida en el grupo de los 10 países más afectados en el mundo, dada su vulnerabilidad asociada a condiciones geográficas,  pero principalmente por sus  grandes asimetrías sociales.   De acuerdo a publicaciones del Banco Mundial la pobreza en Guatemala alcanza hasta un 60 por ciento de su población.
 
No obstante el país ha tenido una tasa de crecimiento por arriba del 3% desde 2012 proyectando para el presente año un 3.2%, que le ubican como la economía más grande en Centro América, los beneficios no logran llegar a la mayoría de la población que vive en condiciones de pobreza y pobreza extrema.
 
El coeficiente de Gini, medida para determinar la desigualdad de los ingresos en un país,  nos posiciona como el segundo país con  el mayor nivel de desigualdad en Latinoamérica solo después de Brasil.  En su pobreza, miles de guatemaltecos carecen de una vivienda apropiada para habitar y por ello se ubican en áreas propensas a derrumbes, deslizamientos o inundaciones, que en cada invierno o fenómeno natural extremo cobran grades perdidas económicas al pobre que no tiene, por lo cual este precio muchas veces, el pobre  lo paga con su vida o la de su familia.
 
Por ello cada fenómeno extremo desnuda la realidad social del país que hemos construido, este es un mensaje que constantemente nos recuerda a los guatemaltecos las materias pendientes en la construcción de un Estado Nación incluyente, donde los ciudadanos podamos tener derecho a la oportunidad de vivir dignamente.
 
Los organismos internacionales, los gobernantes, las cámaras empresariales, la sociedad en su conjunto,  debemos  interiorizar que la mejor estrategia para la adaptación al cambio climático es un compromiso nacional encaminado a la erradicación de la pobreza, aunque para ello vamos bastante tarde, más vale tarde que nunca.
 
FUENTE: Siglo 21 , 12 / julio / 2017

LA CUATRO ACCIONES COTIDIANAS QUE MÁS REDUCEN EL IMPACTO DEL CAMBIO CLIMÁTICO






El cambio climático es una realidad y la falta de concientización al respecto es preocupante porque, si bien hay una gran porción de daño hecho, todavía es importante combatir su avance. En este sentido, una nueva investigación de la Universidad de Lund, Suecia, reveló cuáles son las pequeñas acciones cotidianas que pueden ayudar desde una perspectiva individual a torcer el impacto de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Según apuntan los autores de este trabajo en un artículo que se publica en la revista Environmental Research Letters, las cuatro acciones que más disminuyen sustancialmente la huella de carbono de un individuo son comer una dieta basada en plantas, evitar viajes aéreos, vivir sin autos y tener familias más reducidas.
El estudio exhaustivo analizó 39 artículos revisados por colegas del área, calculadoras de carbono e informes gubernamentales para cuantificar las opciones de estilo de vida con mayor impacto ecológico en los países desarrollados.
 
De esta manera se identificaron las acciones que los individuos podrían tomar para ayudar a reducir de manera significativa las emisiones de gases a la atmósfera.
Seth Wynes, autor principal del estudio y estudiante de doctorado en la Universidad de British Columbia, afirmó: "Hay muchos factores que afectan al impacto climático de las elecciones personales, pero analizar todos estos estudios lado a lado nos da la confianza de que identificamos las acciones que marcan una gran diferencia. Para dar un paso adelante en el clima, es necesario saber cómo nuestras acciones pueden tener el mayor impacto posible. Esta investigación trata de ayudar a la gente a tomar decisiones con más información".
Comer productos vegetales en abundacia es una manera de proteger el planeta (iStock)
Comer productos vegetales en abundacia es una manera de
 proteger el planeta (iStock)
Los resultados de la investigación fueron sorprendentes porque las medidas que usualmente creemos que sirven en el cuidado del medio ambiente, fueron las menos eficaces. "Por ejemplo, vivir sin auto ahorra cerca de 2,4 toneladas de dióxido de carbono al año, mientras que comer una dieta basada en las plantas ahorra 0,8 toneladas. Por lo tanto, estas acciones tienen mucho más potencial para reducir las emisiones que las estrategias comúnmente promovidas, como son el reciclaje integral (que es cuatro veces menos eficaz que este tipo de dieta) o el cambio de focos lumínicos domésticos (que es ocho veces menos eficaz)", puntualizó.
Los investigadores también descubrieron que los gobiernos y las escuelas no están comunicando de manera eficaz las frmas de prevención. Ni los manuales escolares canadienses ni los recursos gubernamentales de la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá y Australia, por ejemplo, ponen de relieve estas acciones, centrándose en su lugar en los cambios graduales con un potencial mucho menor de reducir las emisiones (como el uso de bolsas reutilizables).
¿Pero qué significa eso? Las emisiones de dióxido de carbono per capita no deberían superar las 2,1 toneladas anuales para el año 2050, si se quiere lograr el objetivo de limitar el aumento de la temperatura global a muy por debajo de dos grados centígrados. Es decir que, a menor cantidad de emisiones, más control de cambio climático.
Evitar el uso de automóviles es una gran forma de prevenir emisiones dióxido de carbono (iStock)
Evitar el uso de automóviles es una gran forma de prevenir
emisiones dióxido de carbono (iStock)
Por otro lado, un sorprendente factor importante fue el tamaño de los grupos familiares. Al contabilizar el impacto de los futuros descendientes a las actuales tasas de emisión, descubrieron que tener un niño menos ahorraría 58,6 toneladas al año. Sin embargo, la reducción de las emisiones nacionales podría hacer que el impacto climático de un niño adicional sea hasta 17 veces menor.
 
También el uso de energía renovable fue a veces pero no siempre una acción de alto impacto.
En cuanto a la dieta, ingerir alimentos en su mayoría vegetales (como el vegetarianismo o veganismo) ahorra unas 4 veces más emisiones de gases de efecto invernadero por año que reciclar. Evitar sólo un vuelo transatlántico ahorra 8 veces más (1,6 toneladas de gases) y vivir sin auto 11 veces más.
La coautora del estudio y profesora asociada de ciencia de la sostenibilidad en el Centro de la Universidad de Lund, Kimberly Nicholas, afirmó: "Reconocemos que estas son opciones profundamente personales, pero no podemos ignorar el efecto climático que realmente tienen en nuestro estilo de vida. Personalmente, he encontrado muy positivo hacer muchos de estos cambios.
 
Es especialmente importante para los jóvenes que establecen patrones de por vida para ser conscientes de qué opciones tienen el mayor impacto. Esperamos que esta información desate un debate y dé poder a los individuos".
 
FUENTE:  Infobae, 12 / julio / 2017

OXFORD: "LOS OCÉANOS MUESTRAN IMPACTO NEGATIVO DEL CAMBIO CLIMÁTICO"


Indonesien Raja Ampat (picture-alliance/Bruce Coleman/Photoshot/R. Dirscherl)


Según un informe de la Universidad de Oxford presentado este martes (11.07.2017), el 60 por ciento de los océanos muestra signos del impacto negativo del cambio climático, como la acidificación por gases, el aumento de la temperatura del mar y el deshielo polar.

Científicos marinos han concluido que algunas regiones están alcanzando un estado ecológico crítico debido a los cambios climáticos derivados de la actividad humana, y en concreto de la contaminación, la explotación pesquera y la extracción mineral.

El estudio, titulado "Funciones del alta mar e impactos antropogénicos", presentado en la sede de la ONU, analiza el rol fundamental del océano en el funcionamiento del planeta y señala la necesidad de establecer una protección legal de las aguas internacionales para garantizar su conservación y un uso sostenible.

El informe alerta de que en zonas como la Bahía de Bengala, en el océano Índico, el nivel de oxígeno ha disminuido considerablemente como consecuencia de los vertidos de fertilizantes agrícolas y otras alteraciones causadas por el cambio climático.
Esta falta de oxígeno disuelto en el agua perturba los ecosistemas y con ello provoca la pérdida de especies en regiones que "dependen en gran parte de la pesca para su subsistencia y seguridad alimentaria".

Como señala el informe, que han recogido las conclusiones de 271 artículos de investigación científica de los últimos años, los océanos absorben aproximadamente el 40 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero.
Los cambios ecológicos están ocurriendo a una velocidad "sin precedentes" y han provocado la disminución de grandes y pequeñas especies, así como cambios en la distribución y en el comportamiento de los mamíferos marinos y peces.

El estudio apunta que, a pesar de que la exploración y el conocimiento sobre la función de los océanos ha aumentado, resulta difícil entender y predecir el impacto del cambio climático en los ecosistemas marinos y la vida humana debido a la complejidad y diversidad del sistema oceánico.
No obstante, se ha comprobado que la subida de las temperaturas de la superficie marina ha causado la proliferación de bacterias patógenas asociadas con el aumento de enfermedades como la gastroenteritis, el cólera e infecciones en la sangre.

El informe revela también que el impacto de la extracción mineral y experimental en aguas profundas dura décadas, por lo que subraya la necesidad de una "documentación detallada previa a la explotación", así como una gestión prudente de las zonas explotadas.
Además, el porcentaje de poblaciones de peces que se extraen a niveles insostenibles ha aumentado a más del 30 por ciento y, con los efectos del cambio climático, se estima que la producción de pescado disminuya en latitudes medias y bajas.

Estas conclusiones llegan al momento que la ONU lleva a cabo la última ronda de negociaciones hacia un posible tratado dedicado a la protección de la vida marina en alta mar, más allá de las jurisdicciones nacionales.

FUENTE: Deutsche Welle , EFE , 11 / julio / 2017

martes, 11 de julio de 2017

CRECE LA POBLACIÓN - CAMBIO CLIMÁTICO - LA ONU URGE A IMPLEMENTAR EL DESARROLLO SUSTENTABLE


Contaminación ambiental que afecta la CDMX
Contaminación ambiental en la CDMX (AP, archivo)

Las ciudades son las responsables de más del 60 por ciento de todas las emisiones de gases de efecto invernadero y de continuar con este patrón en 2030 se requerirá de dos planetas para mantener a ocho mil 500 millones de personas, por ello es importante llevar un estilo de vida saludable, alertó la ONU Medio Ambiente.

En el marco del Día Mundial de la Población, el cual se celebra este 11 de julio, señaló que las ciudades generan entre el 60 y 80 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero; el 75 por ciento del consumo de recursos naturales y el 50 por ciento de todos los residuos.

A través de su cuenta de Twitter @ONUMedioAmb, la ONU invita a las personas a tomar decisiones conscientes y actuar ahora para llevar un estilo de vida sostenible, ya que las decisiones tomadas hoy comprometerán el destino en las próximas décadas o siglos.

Al 2016 se contabilizan siete mil 442 millones de habitantes y se estima que para 2050 habrá nueve mil 700 millones de personas en el mundo.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la población mundial crece a un ritmo de 83 millones de personas al año, de ahí la importancia de abordar temas de desarrollo sustentable y derechos humanos.

En tanto, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), también a través de la misma red social publica otra infografía en la que destaca los objetivos de Desarrollo Sostenible para impulsar un medio ambiente sano.

Entre dichos objetivos están temas como: pobreza; salud y bienestar; educación de calidad; igualdad de género; agua limpia y saneamiento; ciudades y comunidades sostenibles; producción y consumo responsable; entre otras.

FUENTE: Noticieros  Televisa , 11 / julio / 2017

CAMBIO CLIMÁTICO: "EL TRANSPORTE EN MADRID GENERA EL 41 % DE LAS EMISIONES DE GASES DE EFECTO INVERNADERO"



Un nivel muy por encima de otras ciudades europeas como Copenhague o Helsinki

El análisis de la compañía tecnológica concluye que el transporte genera el 41% de las emisiones contaminantes

El informe de Siemens se basa en la evaluación de más de 200 datos del Ayuntamiento

Autoridades apuestan por idear incentivos para el uso racional del vehículo privado frente a la propuesta de peajes



Un estudio de Siemens presentado hoy a la alcaldesa Manuela Carmena revela que el transporte genera el 41% de las emisiones de gases de efecto invernadero en Madrid, y plantea que para que descienda la contaminación de forma significativa se necesitan medidas "trascendentes" como un sistema de peajes similar al de Londres.

Según informan la compañía de telefonía y el Ayuntamiento de Madrid en sendos comunicados, la alcaldesa se ha reunido esta mañana en el Palacio de Cibeles con la presidenta de Siemens España, Rosa García, y otros directivos de la empresa, quienes le han presentado el resultado de un estudio basado en más de 200 datos facilitados por el Ayuntamiento, encaminado a disminuir los gases contaminantes y mejorar la calidad del aire en la capital. En la reunión han estado también la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, y el coordinador general de Alcaldía, Luis Cueto.

Según el estudio, la contaminación en Madrid es muy superior a los niveles de otras ciudades europeas como Copenhague y Helsinki, con el 20% y 32%, respectivamente.

SIEMENS PROPONE IMPLANTAR PEAJES ENTRE OTRAS MEDIDAS

"Se puede obtener una reducción del 10 % de las emisiones por la simple mejora del rendimiento de automóviles hasta 2030 y otras actuaciones que ya están en marcha, aunque para conseguir la reducción de entre el 20 y el 30 por ciento restante sería necesario implantar medidas como un sistema de peajes (similar al vigente en Londres), que permitiría obtener rápido resultados (reducción 20% emisiones)", dice la empresa.

Sin embargo, según indica el Ayuntamiento, la alcaldesa se mostró "más partidaria de idear incentivos que premien a los ciudadanos que hagan un uso más racional del vehículo privado".

El Ayuntamiento de Madrid, según recoge la nota de Siemens, quiere conseguir un 20% de reducción de C02 en 2020 y un 40 % en 2030, algo que en opinión de la empresa no será posible si no se aplican medidas drásticas.

Siemens también plantea lograr la transición de todos los autobuses públicos, un 70% de los taxis y un 20% de los coches privados a vehículos de combustible alternativo.

Según el estudio, de las 7 toneladas métricas de emisiones de CO2 relacionadas con el transporte, más del 80% (6 toneladas métricas) proviene de los vehículos privados, ya que los taxis y los autobuses representan menos de 800 kilotones.

Los coches en Madrid son responsables de más del 80 por ciento de los contaminantes: del total de 23.000 millones de kilómetros que los madrileños recorren al año, el 62 % se realizan en coche, el 30% en transporte público (trenes regionales, metro y autobuses) y el 5% en taxis, motos y bicicletas.

"La experiencia acumulada en otras ciudades evidencia que, desde el punto de vista de la calidad del aire, las tecnologías con un mayor impacto para revertir una situación extrema son los peajes urbanos, los coches eléctricos, los híbridos enchufables, los e-taxis y también los programas de formación en ecoconducción", indica la empresa.

La herramienta City Performance Tool de Siemens, que puede llegar a analizar hasta 350 tipologías de datos, identifica qué tecnologías de los sectores de transporte, construcción y energía se adaptan mejor a cada ciudad para disminuir los niveles de CO2, mejorar la calidad del aire y elevar el nivel de empleo local.

FUENTE: telemadrid.es , 12 / julio / 2017