Páginas vistas en total

miércoles, 21 de febrero de 2018

TRUMP PRETENDE DESTINAR MENOS FONDOS PARA MITIGAR EL CAMBIO CLIMÁTICO




El gobierno del presidente Donald Trump pretende reducir presupuesto federal destinado al estudio y monitoreo del cambio climático, y aumentar financiamiento para la quema de combustibles fósiles que... El gobierno del presidente Donald Trump pretende reducir presupuesto federal destinado al estudio y monitoreo del cambio climático, y aumentar financiamiento para la quema de combustibles fósiles que calientan el planeta.

El proyecto de presupuesto 2019 de la Casa Blanca busca reducir o erradicar los programas de ciencia climática en varias agencias federales, desde eliminar las labores para detectar las emisiones de gases de efecto invernadero, hasta poner fin al financiamiento para los satélites de la NASA que estudian los impactos del cambio climático. Aunque el presupuesto del presidente Trump que se reveló a principios de esta semana tiene pocas probabilidades de ser aprobado en el Congreso, es un claro indicador de qué tan poco peso le da el gobierno del mandatario a las advertencias cada vez más frecuentes de los científicos sobre sequías más largas y el aumento en el nivel del mar.

Trump ha descrito al cambio climático como una “farsa” y nombró a fervientes defensores de un aumento en la producción de petróleo, gas y carbón al frente de las principales agencias federales que supervisan la aplicación de la legislación ambiental, de producción de energía y de terrenos públicos.

En el resumen de 160 páginas del proyecto de presupuesto publicado por la Casa Blanca, el término “cambio climático” solo se menciona en una ocasión, en el nombre de un programa científico que estaba marcado para ser eliminado de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés). Esto luego de que la semana pasada el administrador de la EPA Scott Pruitt insinuó que el calentamiento global podría ser benéfico para la humanidad y su agencia emitió un plan estratégico de 47 páginas para los próximos cinco años que no incluye la palabra “climático”.

Científicos federales de salud y clima predicen que, para fin de siglo, el calentamiento global generará 9.000 decesos adicionales cada año en Estados Unidos a causa del calor, y costará hasta 140.000 millones de dólares al año. El clima caliente fomenta la propagación de enfermedades, reduce la capacidad de trabajo, incrementa las tasas de crímenes violentos, reduce la producción agrícola y desmejora la calidad del aire.

 Los ambientalistas y científicos climáticos dicen que los profundos recortes en el presupuesto, en caso de que sean implementados, equivaldrían a negar los hechos sobre el calentamiento global, mientras que aumentarían el termostato de la Tierra al enviar más gases de efecto invernadero a la atmósfera. El presupuesto destinado por Trump para la EPA elimina 16,5 millones de dólares en fondos y 48 empleos de tiempo completo en el programa de investigación del calentamiento global, que desarrolla información científica relacionada con el cambio climático y con sus impactos en la salud humana, el ambiente y la economía.

La Casa Blanca también pondría fin al programa Science to Achieve Results, que proporciona 28 millones de dólares en becas de investigación y académicas en ciencia e ingeniería ambiental. Al mismo tiempo, la Casa Blanca promoverá lo que Trump apodó como una estrategia de “dominio energético”, con mayores inversiones en petróleo, gas y carbón. En el Departamento de Energía, la investigación de nuevas tecnologías de energía renovable se convertirá en mayor investigación sobre combustibles fósiles.

El presupuesto “demuestra el compromiso del gobierno con el dominio energético estadounidense, tomando decisiones difíciles y reafirmando el papel apropiado del gobierno federal”, se lee en el proyecto de presupuesto de la Casa Blanca. “De este modo, el presupuesto enfatiza las tecnologías energéticas mejor posicionadas para permitir la independencia energética estadounidense y el crecimiento interno del empleo”. El presupuesto para el Departamento del Interior busca incrementar la perforación y minería en tierras federales, y deroga una regla impuesta bajo el mandato del expresidente Barack Obama que requería que las operaciones de petróleo y gas redujeran las filtraciones de metano, un gas de efecto invernadero que atrapa alrededor de 25 veces más calor en la atmósfera que el dióxido de carbono.

FUENTE: 20 minutos AP, 13 / 02 / 2018

EL CAMBIO CLIMÁTICO FORTALECE EL TERRORISMO

La pobreza como consecuencia del cambio climático y su vínculo con el terrorismo son tema en la Conferencia sobre Seguridad de Múnich.

Kamerun Selbstmordattentat in Kolofate


A comienzos de febrero, la aldea de Alau Kofa, en el noreste de Nigeria, se convirtió en escenario de espantosos actos de violencia. La organización terrorista Boko Haram la tomó por asalto. Dos personas fueron quemadas vivas y toda la aldea fue incendiada. Era el segundo ataque en una semana. A todo esto, Alau Kofa está a 12 kilómetros de la ciudad Maiduguri, de millones de habitantes, la capital del estado de Borno, donde están estacionados el Ejército y la Policía. Con ese ataque, el grupo terrorista no podría haber contradicho más claramente las declaraciones del Ejército nigeriano sobre que ya había vencido a Boko Haram.

Se estima que la organización terrorista Boko Haram mató en los últimos diez años a entre 20.000 y 25.000 personas, sembrando la destrucción. El Banco Mundial calcula que los daños provocados por el grupo ascienden a unos 6.000 millones de dólares. Dos millones de personas tuvieron que huir o fueron expulsadas de sus hogares. En el estado de Borno, un 30 por ciento de las casas fueron destruidas, así como miles de edificios públicos.

Ocho millones de personas en la región del Lago Chad dependen de ayuda humanitaria. Ocho millones de personas en la región del Lago Chad dependen de ayuda humanitaria.
 
Ganaderos vs. agricultores

Pero Boko Haram no es el único problema de seguridad en la zona del Sahel. Cada vez más a menudo se producen disputas entre criadores de ganado y agricultores debido a que los primeros son, en su mayoría, cristianos, y los segundos, musulmanes, además de pertenecer, en ambos casos, a distintas etnias. Pero esto también sucede muy a menudo porque el agua escasea a causa del cambio climático y la gente pierde así la base de su subsistencia.

Justamente el nexo entre el cambio climático y los conflictos son tema de discusión en la Conferencia sobre Seguridad en Múnich. Si bien los conflictos no pueden atribuirse a un solo motivo, dijo a DW Patricia Espinosa, secretaria general de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), "sí podemos decir con seguridad que el cambio climático es una de las causas de conflictos violentos. Y en algunas regiones de conflicto también existe una relación con el terrorismo”. Patricia Espinosa participa en Múnich en el panel sobre "Seguridad en el Sahel”.

Mujeres y niños en el norte de Nigeria tratan de conseguir agua potable. Mujeres y niños en el norte de Nigeria tratan de conseguir agua potable.

El ejemplo negativo de Chad

La región en torno al Lago Chad, en la frontera entre Chad, Níger, Nigeria y Camerún, es un ejemplo de cómo el cambio climático puede destruir la vida de las personas y crear un caldo de cultivo para conflictos armados. Cerca de 30 millones de personas dependen del agua del Lago Chad en esa región, pero su caudal disminuyó en un 90 por ciento en los últimos 40 años. Eso no tiene que ver únicamente, pero sí en gran medida, con el cambio climático. Cerca de un 90 por ciento de la población que vive en esa zona depende de sus aguas para ganarse la vida como pescadores, agricultores y criadores de ganado, estima Janani Vivekananda, experta en cambio climático del grupo de analistas Adelphi, de Berlín.

La gente de la region del Lago Chad necesita del agua para sobrevivir. La gente de la region del Lago Chad necesita del agua para sobrevivir.

Según dijo en entrevista con DW, la marginalización de ciertos grupos, una mentalidad centrada en las tradiciones étnicas, así como una mal gobernanza, sumado todo esto a la falta de aportes del Estado, hacen que se agudice la situación. "La disminución de las bases de supervivencia debido al cambio climático fue abono para la violencia y la decadencia del Estado, ya que surgieron grupos de hombres jóvenes que solo contaban con pocas posibilidades de ganarse la vida. Y cuando los grupos armados les ofrecieron una salida, estaban listos para ser reclutados”.

Un estudio de la ONG Mercy Corps de 2016 confirma esa declaración luego de haber encuestado a 47 excombatientes de Boko Haram sobre los motivos de su ingreso a la organización terrorista. Los motivos religiosos no jugaban casi ningún papel. Mucho más importante para su pertenencia a esa organización eran los motivos económicos: el deseo de tener un ingreso, créditos y dinero en efectivo para poder casarse.

Según Vivekananda, las comunidades más propensas a adherirse al terrorismo organizado son aquellas que ya están de por sí debilitadas por conflictos o superadas por las circunstancias. "Las consecuencias del cambio climático hacen que esas comunidades entren en una inestabilidad política, en la inseguridad alimentaria, y que se produzcan grandes movimientos migratorios”, asegura la experta.

FUENTE: Deutsche Welle , 15 / 02 / 2018

LA HUELLA QUE DEJA EL CAMBIO CLIMÁTICO EN LA AGRICULTURA

En los últimos años aumentó la temperatura global y afirman que hay una alta probabilidad de se deba a las actividades humanas. El INTA muestra en un informe el impacto en el futuro inmediato.


La huella que deja el cambio climático en la agricultura


El cambio climático se hace cada vez mas notorio, y trae como consecuencias la variación en el régimen de lluvias y el aumento de temperaturas a escala globa. En base a estas situaciónes, técnicos del INTA aseguran que la clave para el sector agropecuario estará en implementar las prácticas necesarias para adaptarse y no quedar en el intento.

Gabriel Rodríguez, experto en Cambio Climático del INTA, comenta que la influencia humana es clara, “cuando hablamos de cambio climático el componente de la actividad humana es un factor clave y asume la forma de tendencia creciente, principalmente en la temperatura global del planeta”.
En la Argentina, aseguran que los cambios en el clima afectarán de diversas formas y con diferentes magnitudes al sector agropecuario.

“Las modificaciones en los patrones de lluvias y en las temperaturas, por un lado, alterarán la productividad de los cultivos y de los rodeos; y por el otro, aumentarán la presión que ejercen las malezas, plagas y enfermedades”, señaló Rodríguez quien analizó: “El clima siempre fue un factor de riesgo para la producción agrícola y, en este contexto, la contingencia se verá incrementada”.

En la Tercera Comunicación Nacional, se analizan constantemente modelos de simulación del crecimiento y desarrollo de cultivos en escenarios climáticos futuros. De allí se observó que, en promedio y en la región pampeana, tanto el maíz como la soja se verían favorecidos.
Si bien el rendimiento del cereal podría incrementarse levemente, la soja rendiría hasta un 50 % más hacia fines de siglo. Con respecto al trigo y en un futuro cercano (2040) los rendimientos podrían disminuir.

“Si bien estos resultados pueden verse como favorables, no hay que perder de vista que se trata de promedios regionales y de una serie de 30 años, lo que implica que las variaciones espaciales y temporales son altas, con zonas donde los rendimientos disminuirán y otras en las que los incrementos serán mayores”, aclaró Rodríguez.
Según el último informe del IPCC, la temperatura en superficie continuará en aumento a lo largo de este siglo, con la posibilidad de incrementarse entre 0,3 °C y 0,7 °C para el período 2016-2035 y de entre 1,5 y 4,6 °C al 2100, con respecto a los niveles preindustriales.

Pablo Mercuri, director del Centro de Investigación en Recursos Naturales del INTA, afirma que “sobre nuestro territorio el clima ya cambió”.
“Estamos ante una alta probabilidad de ocurrencia de eventos de alto impacto como lluvias, olas de frío o calor, de condiciones meteorológicas que se modifican muy rápidamente, con las que conviven las producciones agropecuarias y a las que debemos estar cada vez más preparados debido a que estos eventos climáticos no solo son extremos, sino que además, tienen un alto impacto sobre la vida de los habitantes y sus producciones” expresa Mercuri.

En este sentido, Mercuri consideró a la ocurrencia de precipitaciones extremas en un corto tiempo como una clara evidencia de los cambios. “Tuvimos en el término de 10 días eventos extremos en 11 provincias. Lo que ocurrió en la localidad de Comodoro Rivadavia –Chubut– a principios de abril de este año nos impactó a todos y no deja de ser una alarma a la que tendremos que prestar atención”, acentuó.

intahuella1

Natalia Huykman, asesora del área de proyectos en la oficina de la FAO en la Argentina, destaca que “según el IPCC es muy probable que las olas de calor ocurran con mayor frecuencia y duren más tiempo, y que los episodios de precipitación extrema sean más intensos y frecuentes”.
Frente a esto, Rodríguez dice que “debemos implementar acciones para la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero y avanzar en el desarrollo de estrategias de adaptación de los cultivos que nos permitan mitigar los efectos”.

FUENTE: Infobae Campo , 19 / 02 / 2018

martes, 20 de febrero de 2018

¿PODRÁN SOBREVIVIR LOS ANIMALES BLANCOS AL CAMBIO CLIMÁTICO?

Con la desaparición acelerada de la nieve en las regiones más frías del planeta estaba en duda si animales como las liebres blancas sobrevivirían al nuevo habitat. Una reciente investigación dice que sí.




A medida que el invierno se acorta, y que la primavera llega cada vez más pronto alos lugares más fríos de la tierra, los animales que se tornan blancos en invierno corren más riesgo ante los depredadores. Pero podrían evolucionar más rápido de lo que cabría esperar, según un nuevo estudio.

Desde hace varios años, los inviernos llegan cada vez más tarde y la nieve se derrite antes. Esta disminución mundial de la capa de nieve ya puede tener un impacto dramático en los animales que cambian los colores de su abrigo con las estaciones. Por esta razón, un equipo científico internacional dirigido por el profesor L. Scott Mills, de la Universidad de Montana, en Estados Unidos, se ha propuesto descubrir si la evolución adaptativa puede rescatar a estos animales frente a un clima que cambia rápidamente.

Un total de 21 especies de mamíferos y aves confían en la capacidad de cambiar el color del pelaje de marrón en verano a blanco en invierno para evitar encuentros fatales con los depredadores, pero en algunas zonas los individuos renuncian a la muda blanca y permanecen de color café en invierno.

"Las comadrejas en el sur de Estados Unidos y las liebres de montaña en Irlanda, por ejemplo, han evolucionado para permanecer marrones durante todo el año --señala Mills--. Esta es una adaptación genética para retener el camuflaje en áreas donde la nieve es intermitente o escasa".

El equipo de Mills descubrió anteriormente que la liebre de las nieves que se enfrentan a suelos sin nieve tienen tasas de mortalidad más altas que podrían provocar una disminución masiva de la población a medida que la duración de la nieve continúa disminuyendo. Otros científicos han señalado la falta de coincidencia del color del pelaje frente al suelo sin nieve como la causa de la reciente disminución en el rango de liebres, perdiz blanca y otras especies.

En un nuevo artículo publicado en la revista Science, el equipo de Mills identificó áreas que podrían fomentar un "rescate evolutivo" rápido de estas especies particularmente vulnerables al cambio climático. El estudio describe cómo el equipo internacional mapeó "zonas polimórficas" para ocho especies que cambian de color, incluyendo liebres, comadrejas y el zorro ártico. En estas zonas, tanto los individuos marrones como los blancos coexisten en invierno.

"Estas áreas contienen la salsa especial para un rescate evolutivo rápido --dice Mills--. Como contienen individuos de color marrón invernal que se adaptan mejor a inviernos más cortos, estas poblaciones polimórficas están preparadas para promover una rápida evolución hacia el marrón invernal en lugar de blanco a medida que cambia el clima". Los autores enfatizan que estos puntos clave para el rescate evolutivo no son fortalezas mágicas que evitarán los efectos del cambio climático en los animales salvajes.

"En última instancia, el mundo debe reducir las emisiones de dióxido de carbono o los efectos del clima abrumarán la capacidad de adaptación de muchas especies --plantea la coautora Eugenia Bragina--. Pero al mapear estos puntos calientes adaptativos, identificamos lugares donde las personas podrían ayudar a fomentar el rescate evolutivo en el corto plazo trabajando para mantener poblaciones de vida silvestre grandes y conectadas".

FUENTE: El Espectador, 20 / 02 / 2018

MÉXICO INICIA ESTUDIO DE CAMBIO CLIMÁTICO EN LA ANTÁRTIDA


Sandra Guzmán, la primera científica mexicana que irá a la Antártida, dijo que su objetivo es estudiar desde diferentes prismas los efectos del cambio climático.


El deshielo

La también activista ambiental desde hace más de 15 años se mostró orgullosa de su rol como única mexicana de esta expedición de 78 mujeres que pretende, a través del estudio de este territorio, dilucidar "qué tipo de acciones hacen falta para atender el problema a nivel global".

Este sábado 17 de febrero, las mujeres seleccionadas por el programa Homeward Bound partieron al gélido territorio en el que comenzarán visitando varios centros de operación de diferentes países para ver "cuáles son los avances en la investigación".

Uno de los principales problemas que advirtió la experta fue la falta de pericia a la hora de comunicar a Gobiernos y sociedad civil la cantidad ingente de información que se está recabando en estas bases.
"Hay mucha información que se está generando en la Antártida pero no toda esta información es pública", aseguró la fundadora y coordinadora del Grupo de Financiamiento Climático para Latinoamérica y el Caribe (GFLAC).

Por ello, la experta quiere identificar "estos vacíos en términos de información" y comunicarlo a mandatarios internacionales, "empezando por el presidente" de México, Enrique Peña Nieto.
La Antártida es un territorio del que se sabe poco, está compuesto por 90 % de hielo y tiene las mayores reservas de agua dulce del planeta, entre un 70 y 80 %.

Esta inabarcable extensión helada "ayuda a regular el clima", haciendo contrapeso al calentamiento global. Lamentablemente, se derrite de manera acelerada y "en los últimos años se ha detectado una fuerte debilitamiento de los hielos".

"Si sigue aumentando la temperatura, la Antártida no va a ser suficiente para balancear el clima", advirtió.
Otra de sus preocupaciones es la muerte de especies endémicas, como en el caso de los pingüinos, de los que cada vez se registran más casos por inanición provocada por la falta de alimento.

Con el aumento de la temperatura mueren algas que alimentan a los peces y estos a su vez alimentan a los pingüinos no solo en la Antártida, sino en otras partes del mundo.
Esto se entiende a partir de la base de que "todas las especies están conectadas con otras de una manera u otra", por lo que estos fallecimientos son producto de una alteración de la cadena alimentaria y reproductiva provocada por el cambio climático.

"Aunque pensamos en la Antártida como aquel continente lejano, está íntimamente relacionado con lo que hacemos en cualquier lugar del mundo", apuntó.
Por tanto, la experta asistirá con el objetivo personal de "conocer más cómo estas especies están siendo afectadas y cómo esto afecta a la cadena alimenticia".
Sobre la labor de las mujeres en la comunidad científica y en especial en las acciones que hacen frente al cambio climático, comentó que el sexo femenino tiene "ideas innovadoras para ver los problemas de una manera diferente".

"Como mujeres tenemos un sentido más estricto de la protección que los hombres y eso es algo que nos caracteriza, compartimos más una visión colectiva", reflexionó, muy convencida del potencial de este pensamiento como arma de defensa ambiental.

Durante tres semanas la activista deberá hacer frente a las temperaturas heladas y a los miedos en una expedición que consideró esencial para el desarrollo de las mujeres en la ciencia y para detener el cambio climático, un problema real que avanza a velocidades preocupantes.

FUENTE: Montevideo  Portal , 18 / 02 / 2018

EL PARQUE MARINO DE COSTA RICA SUFRE POR EL CAMBIO CLIMÁTICO


Parque Nacional Marino Ballena. Archivo


Miles de turistas visitan cada año el Parque Nacional Marino Ballena, ubicado en el Pacífico sur de Costa Rica y en cuyas aguas es posible ver ballenas, delfines y arrecifes de coral, una riqueza natural amenazada por el cambio climático que ya es evidente y ante el que los vecinos trabajan para adaptarse.

“El cambio climático ya está aquí. No es solamente un cambio de temperatura, va mucho más allá”, dijo a Efe Cristina Sánchez, una bióloga marina que trabaja con la Fundación Keto en un programa para la adaptación de la comunidad de Bahía Ballena al cambio climático.
No ha sido tan difícil para la fundación convencer a los vecinos de Bahía Ballena de la existencia del fenómeno, pues ellos mismos lo han venido observando año con año en el parque nacional que albergan.

La muestra más visible es el mojón 55, que en 1989 se colocó en tierra a 50 metros de distancia del agua y que hoy, casi 30 años después, es tapado por el mar durante las mareas altas.
Las raíces expuestas de las palmeras y su inclinación son otro indicador de la erosión costera, un fenómeno provocado por el incremento en el nivel del mar con las mareas extraordinarias, que son producto del aumento en la temperatura del agua.

Estas mareas también causan oleajes fuertes que hacen que las playas pierdan sedimentos. Es decir, el mar se va adentrando y carcome los bordes de la playa.
“Es una situación muy grave, es más acelerada que la que mostraban los modelos de erosión costera”, comentó Sánchez.

En el Parque Nacional Marino Ballena, una joya de Costa Rica, se inunda con frecuencia un sendero turístico, algo que hace algunos años no ocurría, y también están sufriendo los arrecifes de coral, de las especies más sensibles del mar.

Sánchez explicó que durante el impacto del fenómeno de El Niño en el año 2016 el agua del mar en el Parque Nacional superó los 30 grados centígrados de temperatura, lo que provocó que el 94 por ciento de los coloridos corales se tornara blanco.

Buena parte de estos corales murieron, principalmente en el tómbolo de Uvita, un sitio único, una lengua de arena y roca cuya forma se asemeja a la cola de una ballena.

Ante este panorama y para cuidar la joya que supone para las comunidades el Parque Nacional Marino Ballena, se echó a andar un proyecto financiado con 200.000 dólares del Fondo de Adaptación de la Convención de Cambio Climático de la ONU.

Esta iniciativa, ejecutada por la Fundación Keto, ha permitido a la comunidad de Bahía Ballena trabajar en medidas de adaptación que protegen el parque nacional y a la misma economía de la zona, la cual depende en un 90 por ciento del turismo.

La presidenta de la Fundación Keto, Catalina Molina, dijo a Efe que ha habido una buena respuesta de los vecinos, quienes incluso por su propia cuenta han establecido medidas de adaptación y prevención.

Mediante el proyecto se ha conformado un protocolo para la vigilancia, mediante el cual los guardaparques y las organizaciones pueden tomar datos para medir cambios en las costas, las playas o la cobertura vegetal, explicó Molina.

También se lleva a cabo reforestación con especies nativas y cocoteros.
En cuanto al sendero que ahora se inunda con frecuencia, el objetivo es adecuarlo para que los visitantes perciban con sus propios ojos los efectos del cambio climático.

Uno de los puntos claves del proyecto de adaptación es la modernización del sello “Sea Star System”, ideado en un principio para premiar buenas prácticas turísticas.
Molina detalló que este sello funcionará como una certificación a los operadores turísticos que cumplen también con medidas de adaptación y mitigación del cambio climático.

A través de este proyecto, la comunidad de bahía ballena ha comenzado a reutilizar agua de lluvia en viviendas y pequeños hoteles, además de hacer una mejor gestión de residuos sólidos, incluido el reciclaje.

Otro punto esencial es la educación, por lo que se han creado módulos educativos sobre el cambio climático tanto para los niños como para los adultos de la comunidad.

Algunos operadores turísticos han tomado acciones por su cuenta como disminuir el impacto en las playas que producen los vehículos que transportan los botes en los que los turistas realizan avistamiento de ballenas.

Otra iniciativa es la erradicación del uso de botellas plásticas en los botes.
El Parque Nacional Marino Ballena es uno de los más visitados de Costa Rica, pues es relativamente frecuente observar a las ballenas jorobadas apareándose, jugando o paseando con sus crías.

FUENTE: El País.cr , 20 / 02 / 2018

viernes, 16 de febrero de 2018

NO PODEMOS PERMITIRNOS UN AUMENTO DE LA TEMPERATURA MEDIA GLOBAL DE MÁS DE 1,5 °C




La subida de las temperaturas es el síntoma más palpable del cambio climático, pero existen muchos otros que no se aprecian a simple vista aunque son igual de dañinos:
Los ríos se secan, las playas desaparecen y los campos de cultivo ya no soportan las elevadas temperaturas y la falta de agua. A la vez, las ciudades se resienten, y algunas de ellas viven bajo la amenaza de quedar sumergidas con la subida del nivel del mar.
Suena alarmante pero lo cierto es que la realidad ya está demostrando que  el cambio climático es real y se estamos escribiendo juntos el futuro de la Tierra. 
En la actudalidad son los más pobres los que más sufren al no disponer de los recursos necesarios para prever sus duros golpes como son construcciones resistentes, reservas de alimento o dinero para actuar con rápidez una vez el desastre ha pasado. Sin embargo, el cambio climático es una amenaza que no distingue entre animales, plantas o humanos, ricos o pobres, es un problema quenos afecta y nos compete a todos.

LAS SOCIEDADES MODERNAS SE BASAN EN UN MODELO DE COMBUSTIBLES FÓSILES QUE EMITEN GASES DE EFECTO INVERNADERO A LA ATMÓSFERA
El cambio climático está provocado por un incremento de la concentración de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) en la atmósfera, que ocasiona que un mayor porcentaje de los rayos del sol queden “atrapados” en la misma, produciendo así una subida de temperatura a escala global.

El problema no es nuevo, y el concepto "cambio climático" tampoco. Hace ya décadas 
los científicos advirtieron de este fenómeno. 

El tiempo ha pasado y seguimos sin prestarle la atención que requiere. Seguimos produciendo mal, con un modelo que se basa en el consumo desmedido en las energías generadas a partir de combusitbles fósiles, limitados y altamente contaminantes.

La Huella Ecológica de nuestro paso por la Tierra es ya muy profunda, como se ha visto en nuestro último informe sobre los impactos de la humanidad en el Planeta:
 Informe Planeta Vivo 2016

LA HUELLA ECOLÓGICA POR PAÍSES
Los países con más Huella Ecológica total son China, EEUU e India, mientras que los que tienen una Huella Ecológica superior per cápita son Luxemburgo, Australia y EEUU.

ACUERDO  DE  PARÍS 

EL Acuerdo de París es una base sólida sobre la que construir el cambio de modelo energético mundial

Aprobado en diciembre de 2015 y convertido en noviementre de 2016 en "tratado global legalmente vinculante", la transformación hacia un futuro renovable ya está en marcha.
Sin embargo, no parece que vayamos a cumplir el compromiso de mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2ºC, y realizar los esfuerzos para que no supere 1,5ºC respecto a las temperaturas preindustriales”. 
El acuerdo es histórico porque es fruto de un total consenso y crea un marco que posibilita la transformación hacia un modelo de desarrollo bajo en emisiones. Hacia un cambio de modelo energético sin combustibles fósiles.


FUENTE: WWF , 12 / 02 / 2018