Páginas vistas en total

viernes, 17 de febrero de 2017

LAS PROFESIONES QUE AYUDARÁN A FENAR EL CAMBIO CLIMÁTICO






¿Te imaginas una sociedad que utilice sus recursos de manera eficaz? Reducir los efectos del cambio climático es uno de los principales retos de la sociedad actual y para ello se necesitan, hoy más que nunca, profesionales que encuentren soluciones novedosas.

Nuevos sectores como la economía circular o la industria 4.0 ya se encuentran trabajando en ello. “El mundo necesita futuros líderes innovadores en sectores como ciencia y educación, así como perfiles relacionados con la transición a ciudades sostenibles, financiación y uso de datos para tomar decisiones”, menciona José Luis Muñoz, director general de Climate-KIC Spain, el centro español de innovación en cambio climático.

El perfil ideal. En este escenario, los profesionales de ocupaciones tradicionales se están viendo obligados a adquirir nuevas capacidades. Por ejemplo, los arquitectos deberán tener conocimientos acerca de la vida útil de los materiales o sobre la huella de carbono. En ese sentido, Miriam Martín, directora de marketing y comunicación de Sodexo Beneficios e Incentivos, destaca como profesionales novedosos a los psicólogos de plantas y a los recolectores de energía. “Los psicólogos de plantas trabajan para fomentar la relación de las empresas con el medioambiente. Mientras, los recolectores de energía, buscan crear sistemas de acopio más eficientes”, aclara.

Capacitación. La ejecutiva menciona además que, si no se dispone de mucho tiempo, los cursos online son ideales para especializarse en materias similares. Adicionalmente, han nacido alternativas que buscan formar a nuevos profesionales. El Instituto de Estudios Bursátiles de Madrid, por ejemplo, ha creado el programa directivo ‘Finanzas para la sostenibilidad y cambio climático’. Asimismo, Climate-KIC, cuenta con programas de formación para la identificación de nuevas oportunidades de negocio. Y aunque en el Perú estos cambios todavía se perciban como futurísticos, es importante estar preparado.

FUENTE: RPP Noticias , 14 / 02 / 2017

LOS ALPES PERDERÍAN UN TERCIO DE NIEVE POR CAMBIO CLIMÁTICO








La capa de nieve que cubre los Alpes cada invierno podría disminuir un 30% antes del final de este siglo, incluso si se limita la subida de la temperatura a dos grados Celsius, como lo prevé el acuerdo de París sobre el clima, afirma un estudio difundido este jueves.

La capa de nieve va a disminuir y "las futuras emisiones (de gas con efecto invernadero) determinarán en cuánto", afirma Christophe Marty, uno de los autores del estudio difundido en la revista The Cryosphere.

En el caso de que la emisiones no disminuyeran, el espesor y la extensión de la capa de nieve podrían reducirse hasta un 70%, advierten los investigadores del Instituto para el Estudio de la Nieve y las Avalanchas de Suiza.

Si esa previsión se llegara a cumplir, sólo las estaciones invernales situadas a más  de dos mil 500 metros de altitud podrían garantizar una temporada completa de esquí.

Pero, cualquiera sea el nivel de las emisiones de gas de efecto invernadero, el estudio demuestra que la capa de nieve será menos espesa "en todas las altitudes y en todos los períodos".
Hasta ahora, los científicos no estaban seguros del impacto de la subida de las temperaturas en las nevadas en los Alpes debido a que la mayoría de los modelos climáticos preveían un leve incremento de las precipitaciones invernales.

Sin embargo, debido al alza de las temperaturas aumentarán las lluvias y no las nevadas.
En las zonas situadas por debajo de  mil 200 metros, las proyecciones indican que en invierno ya no habrá una capa de nieve continua.

Una cuarta parte de las estaciones de esquí de los Alpes se encuentran por debajo de los mil 200 metros de altitud, indica el comunicado.
"Numerosas localidades alpinas dependen fuertemente del turismo invernal, la economía y la población de esas regiones sufrirán", escribe Sebastian Schlögl, uno de los autores del estudio.

Más allá del turismo, "lluvias más importantes en invierno, una capa de nieve menos importante y la desaparición de los glaciares alpinos modificarán el curso de los ríos alpinos y su variación".
En los Alpes, la gestión del agua con fines de irrigación, de producción hidráulica y la navegación sufrirán también las consecuencias del calentamiento acelerado del planeta, indicó el estudio.

FUENTE; Informador.mx ,

EL ROL DEL CAMBIO CLIMÁTICO Y LA DEFORESTACIÓN EN LOS INCENDIOS EN CHILE


Desde principios de año, Chile fue noticia a nivel internacional debido a los incendios forestales que arrasaron con más de medio millón de hectáreas. Si bien hay un conjunto de variables que provocaron los focos, los expertos en biodiversidad se han ocupado en señalar a dos grandes responsables: el cambio climático y la industria forestal.

La industria forestal ha provocado modificaciones en la naturaleza de los suelos, por el tipo de plantaciones en las que se centra, en particular especies como pinos y eucaliptos, que son propensos a los incendios.

Estas plantaciones coparon el territorio chileno a partir de 1974, cuando salió un decreto que otorga beneficios fiscales para esa actividad. Los incendios de este verano tienen bastante que ver con esta medida. Y han ocurrido en el área de mayor riqueza biológica del país, según explica Olga Barbosa, doctora en Ciencias Biológicas y académica de la Universidad Austral de Chile.

Ella es además directora del Programa Vino, Cambio Climático y Biodiversidad, que investiga la relación entre la capacidad de los sistemas ecológicos de proveer servicios ambientales a la industria vitivinícola y su susceptibilidad, considerando justamente los escenarios del cambio climático y cambio de uso de suelo. También proponen mejoras en el diseño de los viñedos y prácticas para minimizar el impacto ambiental de esta actividad.

Fotogalería: Incendios forestales en Chile

Ese programa integra el listado de organizaciones científicas que emitió un comunicado conjunto a raíz de los incendios que vienen teniendo lugar, y que hace hincapié en cómo afecta la industria forestal a la biodiversidad y cómo influye el cambio climático en la industria vitivinícola. Dos factores que pueden parecer muy distintos, pero según dice Barbosa no lo son.
"Esas dos cosas interactúan entre sí. Si el cambio climático hubiese ocurrido independiente  no hubiésemos modificado las plantaciones, habría que preguntarse si el desastre hubiese ocurrido a esta escala", señaló. 
 
FUENTE: Sputnik Mundo , 17 / 02 / 2017

jueves, 16 de febrero de 2017

EL IMPACTO ECONÓMICO DEL CAMBIO CLIMÁTICO




Se prevén impactos más negativos en la región mediterránea y en Europa sudoriental en comparación con otras regiones de Europa, por ejemplo, en relación con la demanda de energía, la productividad agrícola y los efectos sobre la salud, el turismo de verano y ecosistemas, asegura la agencia especializada.

"La financiación climática es un aspecto clave que debemos abordar en lo que se refiere a la aplicación de la estrategia de adaptación al cambio climático", afirmó Sirpa Hertell (FI/PPE), concejala del ayuntamiento finlandés de Espoo y ponente del Dictamen "Hacia una nueva estrategia de adaptación al cambio climático de la UE basada en un enfoque integrado". "Acogemos favorablemente los instrumentos financieros de la UE disponibles para respaldar a los entes locales y regionales en la adaptación al cambio climático, como los Fondos EIE, Horizonte 2020, LIFE, Fondo de Solidaridad de la UE y el Mecanismo de Financiación del Capital Natural, aunque el acceso a esos fondos sigue siendo un gran desafío para los municipios y regiones".

Fondos para el clima

"Hemos de considerar la posibilidad de revisar las condiciones previas para acelerar y facilitar el acceso a los fondos para el clima por parte de los entes locales y regionales con las evaluaciones disponibles del riesgo y la vulnerabilidad o con el desarrollo de un plan de acción para la adaptación al clima" propuso la Sra. Hertell.

Asimismo, el Comité Europeo de las Regiones (CDR), la asamblea de la Unión Europea a través de la cual los municipios y regiones europeas participan a la legislación comunitaria, insta a la Comisión, Europea a que preste más apoyo a las ciudades y regiones en la proyección climática y la evaluación de riesgos climáticos mediante el refuerzo de la investigación para identificar los instrumentos adecuados de modelización de riesgos y el desarrollo de supuestos de impacto climático macro-regional y la creación de redes de servicios climáticos en el marco del programa de financiación Horizonte 2020.

La Estrategia de la UE sobre la adaptación al cambio climático fue adoptada por la Comisión Europea en abril de 2013. Tiene tres objetivos: animar a los Estados miembros a adoptar estrategias de adaptación al cambio climático, subsanar las lagunas de conocimientos a través de servicios de información, como la Plataforma Europea de Adaptación al Clima (Climate-Adapt) y el fomento de la adaptación en los principales sectores vulnerables a través de la agricultura, la pesca y la política de cohesión.

La adaptación al cambio climático, junto con la mitigación, se ha incluido en todos los programas de financiación pertinentes de la UE para 2014-2020, en consonancia con nuestro objetivo de gastar al menos el 20 % del presupuesto de la UE -unos 180 000 millones de euros- en acciones relacionadas con el clima. Esta financiación incluye 864 millones EUR disponibles a través del subprograma LIFE de Acción por el Clima para proyectos destinados tanto a los esfuerzos de mitigación como de adaptación.

El Comité Europeo de las Regiones es la asamblea de la UE de los representantes regionales y locales de los veintiocho Estados miembros. Creado en 1994 en virtud del Tratado de Maastricht, su misión consiste en hacer participar a los entes regionales y locales en el proceso decisorio de la UE e informarles acerca de las políticas de la Unión. El Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión Europea consultan al Comité en aquellos ámbitos políticos que afectan a las regiones y ciudades.

FUENTE: Ambientum.com  , 16 /02 / 2017

PERÚ SE SIENTE AMENAZADO POR EL CAMBIO CLIMÁTICO.









La titular del Ambiente insiste en que buscarán destrabar inversiones, pero sin afectar el medio ambiente, ni la salud de la población. Además, anunció que habrá un sinceramiento de los estándares ambientales y se mostró a favor de la reactivación del Complejo Metalúrgico de La Oroya.

¿Cómo evalúa su cartera los impactos del cambio climático en la economía peruana?
El trabajo que se realiza en cambio climático viene de años atrás, lo importante del cambio climático es que es un tema de desarrollo, no solamente ambiental. Nosotros debemos tener en cuenta que somos uno de los países más vulnerables al cambio climático y lo estamos viendo con incendios forestales y El Niño, que si se analiza en periodos de 30 a 50 años, vemos que hay tendencias de cambio en la temperatura, intensidad de lluvias... lo cual revela que el cambio climático es un elemento sustancial para el crecimiento del Perú.

Un segundo elemento importante es identificar la forma de crecimiento, es decir, cómo vamos a crecer en el futuro, buscar energías limpias, tenemos energía solar, energía eólica, pero el día de hoy, dentro de la matriz energética, la generación de energías limpias es solamente el 3% del total, queremos que esto siga creciendo y que todo lo que sea combustibles fósiles se reduzca, que las inversiones en transporte puedan usar el gas natural...

Hablando en cifras, ¿se ha medido el impacto?

Hay que distinguir los desastres que vienen producto de eventos naturales, de lo que son las acciones propias de no contar con esquemas de mitigación del cambio climático, es difícil llegar a una cuantificación, pero tenemos ciertos elementos. Por ejemplo, El Niño del 97-98 tuvo un impacto económico de 4,5% del PBI de entonces y de los años siguientes, porque la economía demora en recuperarse. El BBVA ha sacado un reporte en el que dice que si este año El Niño viene fuerte por la onda Kelvin que está por entrar tendríamos probablemente 1% menos del PBI, entonces realmente la importancia económica está ahí, pero no solo en eventos, sino en general. Si no consideramos el tema de clima en el diseño de la infraestructura pública, entonces obviamente estaremos más expuestos a que haya puentes que se caigan, carreteras que sufran los embates del huaico y demás.

Por otro lado, ¿los destrabes que este Gobierno anunció vendrán con menores exigencias ambientales para los inversionistas?

Nuestro enfoque es de crecimiento verde, esto significa inversión privada de la mano de estándares ambientales, queremos inversiones limpias. Ciertamente, hay estándares bastante restrictivos, dados sin una lógica correcta porque el Perú es un país complejo en su geografía y clima y los estándares deben corresponder al contexto en el que se realiza la actividad para ver cuánto se puede contaminar, la base es proteger la salud de la población, tenemos que tener una idea más clara de los condicionantes. No es igual una industria que está en altitud, que la misma industria si está al nivel del mar, con otro tipo de condiciones climáticas, porque los contaminantes se dispersan de una manera distinta. Yo no hablaría de flexibilización sino de sinceramiento, estamos haciendo un estudio técnico para estándares de calidad de agua, aire y suelo y pretendemos llegar a los estándares que debemos cumplir; además la política debe ser progresiva, tenemos que ver cómo llevamos a nuestro sector industrial-productivo al cumplimiento gradual pero con una férrea fiscalización, yo creo que eso es lo real, pero si no, nos estamos engañando nosotros mismos, tenemos un lindo estándar pero nadie lo cumple, de eso no se trata.

¿Y cuáles serán esas medidas de sinceramiento, como usted lo llama?

Vamos a determinar estándares según las zonas del país y las actividades que en ella se realicen, obviamente en zonas con mayor incidencia de empresas habrá que tener un mayor cuidado en ver cómo esas condiciones se tienen que manejar para cuidar la salud de la población. El estudio saldrá paulatinamente.

Y en cuanto a los proyectos mineros, ¿Cómo  se dará este sinceramiento de los estándares, sobre todo de los que se tienen en cuenta para el Estudio de Impacto Ambiental (EIA)?
El EIA ve qué acciones van a realizar las empresas para, justamente, minimizar el impacto que tendrán en el ambiente. Lo que estamos trabajando es que haya una ventanilla única para que sea más rápido el proceso de los EIA y con las comunidades para que sepan qué es este estudio y se evite la comunicación fallida que da lugar a conflictos ambientales. Estamos trabajando para que haya un proceso de destrabe pero eso no significa que haya menos fiscalización.

¿Cuál es su posición como cartera sobre La Oroya? ¿Apoyarán la reactivación?

Es un caso bastante especial, no se rige por los estándares ambientales establecidos para el resto del país, tiene el Instrumento de Gestión Ambiental Correctivo (IGAC), que se solicita por parte de la empresa al Ministerio de Energía y Minas y ellos son los que determinan cuáles son los estándares, y esos estándares tienen que ser cumplidos por las nuevas empresas que están entrando como postores y la idea es que estas empresas cuenten con mejor tecnología y eso implicará que puedan cumplir los estándares establecidos. Siempre hay la posibilidad de una modificatoria del IGAC que tiene que nacer de la empresa. En La Oroya las condiciones son distintas y puede tener estándares especiales, aquí estamos hablando de emisiones de azufre, lo que se quiere es una industria que no repita los errores anteriores.

FUENTE: Ecoticias , 16 / 02 / 2017

miércoles, 15 de febrero de 2017

TRUMP Y EL CAMBIO CLIMÁTICO





Cuando se recaba la opinión ciudadana al respecto, la inmensa mayoría de los consultados coinciden en señalar que los políticos, y no los ciudadanos, deben ser los principales protagonistas de la lucha contra el cambio climático: dejando de utilizar el calentamiento global como estrategia partidista, generando políticas de consenso para mitigar sus efectos, actuando de manera mucho más rápida y decidida para evitar los peores escenarios que auguran los científicos. Y todo ello es cierto.

Pero también lo es que nosotros, los ciudadanos del mundo, podemos hacer mucho para cambiar el incierto rumbo que nos marca el calentamiento global desde el compromiso personal, activando mecanismos individuales de respuesta, asumiendo que los pequeños gestos son poderosos.

Y es que mucho más allá del inmovilismo demostrado por la clase política y del incierto destino al que nos aboca la era Trump, lo cierto es que el conjunto de la sociedad tampoco ha respondido con la urgencia que requiere el tema. Porque más allá de las bufonadas que suelte el actual inquilino de la Casa Blanca, lo cierto es que el cambio climático no solo está pasando, sino que nos está pasando a todos.

¿Cómo es que aún no nos hemos implicado en un problema que nos atañe tanto? ¿Acaso esperamos que lo resuelvan los políticos y las grandes corporaciones empresariales? ¿Y nosotros? ¿Estamos dispuestos a mover ficha o vamos a seguir pertrechándonos en el falso argumento de que este problema nos supera y por lo tanto su solución no nos incumbe?
La respuesta al calentamiento global debe ser científica y tecnológica y que la intervención de los gobiernos y las empresas es fundamental
En la Unión Europea existe una percepción social, fuertemente arraigada entre los ciudadanos españoles, de que el cambio climático es una amenaza directa a nuestra calidad de vida: el 90% de los consultados al respecto por Eurostat así lo reconoce. Pero también argumentan que quienes deben de empezar a actuar deben ser los políticos y los altos ejecutivos empresariales, ya que los ciudadanos poca cosa podemos hacer desde la acción individual ante tamaño conflicto. Pero ¿es esa una postura consecuente para quién quiere ejercer una ciudadanía responsable?
Economistas de alto prestigio, como Sir Nicholas Stern, llevan años alertando de que el cambio climático no supone tan solo un dilema medioambiental, sino que nos aboca a una crisis socioeconómica de primer orden. Es nuestro modelo de civilización el que está más amenazado que nunca. La situación requiere una actuación urgente, solidaria y colectiva.

Es evidente que la respuesta al calentamiento global debe ser científica y tecnológica y que la intervención de los gobiernos y las empresas es fundamental, pero para que sea efectiva ésta también debe ser cultural, incluso moral. El cambio climático no requiere tan solo una acción política más decidida y una mayor responsabilidad de las grandes corporaciones empresariales, también exige un nuevo posicionamiento ético de la sociedad en su conjunto, más allá del individualismo y del sálvese quien pueda.

Todos los ciudadanos debemos asumir nuestra responsabilidad en la lucha contra el calentamiento global, implicarnos personalmente en las tareas de mitigación y adaptación. En caso contrario estaremos dejando nuestro futuro y el de las generaciones venideras en manos de necios como Donald Trump y los que amenazan con salir pronto a escena. Personajes sin escrúpulos ni conciencia social que han encontrado en la negación del cambio climático una de las mejores estrategias para enriquecerse y medrar en política.

FUENTE: elplural.com , 14 / 02 / 2017   

PROPONEN LA CREACIÓN DE UN "OBSERVATORIO NACIONAL DE CAMBIO CLIMÁTICO" EN CÓRDOBA (ARGENTINA)






Los ministerios de Defensa y de Ambiente y Desarrollo Sustentable comenzaron a analizar el proyecto que propicia la creación de un Observatorio Nacional de Cambio Climático que permita garantizar “una respuesta rápida del Estado en situaciones de emergencia”, según informó la Presidencia de la Nación.

En una reunión de trabajo conjunta las carteras que conducen Julio Martínez (Defensa) y Sergio Bergman (Ambiente) evaluaron también las tareas de coordinación para equipar a los  Hércules C-130 a fin de que funcionen como aviones hidrantes.  

“El objetivo del Observatorio es coordinar recursos científicos y técnicos del Estado para aportar respuestas rápidas y articuladas entre los distintos organismos ante las problemáticas climáticas que surjan”, indicó Presidencia en un comunicado.
El Observatorio se ubicaría de manera estratégica en las instalaciones de la Fábrica Argentina de Aviones "Brigadier San Martín" SA, en la provincia de Córdoba.

Al respecto, el ministro Martínez destacó que la fábrica “junto a los organismos de Defensa, como el Instituto Geográfico Nacional (IGN), el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) y el Servicio de Hidrografía Naval (SHN) constituyen espacios con recursos humanos y materiales óptimos para el estudio y ejecución de acciones vinculadas a la protección del medio ambiente”.
 
Aviones hidrantes

Martínez informó también que con la cartera de Ambiente y Desarrollo Sustentable y Fadea se están coordinando acciones para avanzar en el equipamiento de los Hércules C-130 como aviones hidrantes y de ese modo hacer un aporte al sistema de manejo del fuego.

“La idea no es duplicar sino lograr un equipamiento completo para poder asistir simultáneamente ante situaciones de emergencias”, señaló el titular de la cartera de Defensa.

Por su parte,  el ministro Bergman describió como un “hito fundacional” la posibilidad de crear un Observatorio de Cambio Climático, “lo que implica tener mediciones, impacto en las políticas y articular lo que hoy está compartimentado”.

FUENTE: La Voz , 15 / 02 / 2017