Páginas vistas en total

lunes, 23 de enero de 2017

EL PLAN ENERGÉTICO DE TRUMPO: "NEGAR EL CAMBIO CLIMÁTICO Y APOSTAR POR EL PETRÓLEO NACIONAL".




Que el nuevo presidente de EEUU no cree en el cambio climático es vox populi tanto entre sus detractores como entre sus votantes. Durante la campaña, hizo gala de este agnosticismo alegando, incluso, que era un "engaño" de China y proponiendo la salida de su país del Acuerdo de París.

Si bien Trump se 'retractó' y admitió que había "algunas conexiones" entre este enorme problema y la acción del hombre, sus actuaciones desde que se supo electo demuestran que para él sigue siendo un mero cuento.

Para empezar, en diciembre eligió al fiscal general del estado de Oklahoma, Scott Pruitt, un escéptico confeso -como él- del cambio climático, para liderar la Agencia de Protección Medioambiental (EPA). Esta decisión desató todo tipo de reproches porque el propio Pruitt había criticado este organismo señalando que excedía los límites de la Constitución a la hora de fijar regulaciones medioambientales y que las medidas que adoptaba eran "innecesarias".

Asimismo, pocas horas después de que Trump asumiera su recién estrenado cargo, la web de la Casa Blanca eliminó todas las referencias al cambio climático y al calentamiento global que, hasta entonces, podían encontrarse en la plataforma.

Para rellenar ese vacío se publicó la guía oficial de la política energética de la era post-Obama. El "Plan Energético 'Estados Unidos Primero'" no detalla ninguna medida a implementar, pero marca las directrices sobre las que, seguramente, pivotarán las cuestiones de esta índole durante los próximos cuatro años.
  • Derogación de la Ley de Aguas de EEUU y del Plan de Acción Climático de su antecesor -que fija como objetivo primordial reducir las emisiones de dióxido de carbono mediante incentivos para la utilización de energías renovables o la conservación de los bosques, entre otras medias-. Trump quiere eliminar estas políticas "perjudiciales e innecesarias", una determinación que, según el documento, "será de gran ayuda para los trabajadores estadounidenses ya que permitirá subir sus salarios en más de 30.000 millones de dólares durante los próximos siete años".
  • Liberalización del sector y reducción de la dependencia de las importaciones de petróleo. Trump se propone así rebajar los costes energéticos y aprovechar al máximo los recursos nacionales ya que "una política coherente comienza por reconocer la enorme cantidad de reservas sin utilizar que hay en EEUU", valoradas, según apunta el escrito, en 50 billones de dólares. Se propone, por tanto, llevar a cabo una revolución del crudo, shale oil y gas natural 'made in USA' que traerá "empleo y prosperidad a millones de ciudadanos". La Administración Trump también se compromete a "revivir la industria del carbón" en el país.
  • No a la OPEP, sí a los países del golfo Pérsico. Siguiendo con la premisa anterior, el nuevo presidente de EEUU señala que "por motivos de seguridad nacional" habría de lograrse la independencia del "cártel de la OPEP" y de cualquier país hostil, si bien propone colaborar con los "aliados" del golfo Pérsico para desarrollar una relación positiva en el ámbito energético vinculada directamente con la "estrategia antiterrorista".
  • Protección del medio ambiente. El texto finaliza haciendo hincapié en que "es prioritario" que cualquier política que se precie vaya de la mano de la protección de la naturaleza y que, con esa finalidad en mente, se re-encauzarán los objetivos de la EPA para que su principal misión sea preservar "el aire y el agua limpios".
"Un mejor futuro depende de unas políticas energéticas que estimulen nuestra economía, garanticen nuestra seguridad y protejan nuestra salud, y con las de la Administración Trump, ese futuro puede convertirse en realidad", concluye el escrito.

FUENTE: Expansion , POR Sara H. Asenador ,  23 / 01 / 2017

LA PÁGINA WEB DE LA CASA BLANCA BORRA TODAS LAS REFERENCIAS AL CAMBIO CLIMÁTICO.


La página web de la Casa Blanca borra todas las referencias al cambio climático

Todas las referencias al calentamiento global y cambio climático fueron borradas del sitio web de la Casa Blanca, un acto que recuerda el riesgo ambiental que significa la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos.

Según explica la cadena de noticias CBS News, los cambios ocurrieron alrededor del mediodía del viernes, justo cuando se realizaba el evento público donde Trump tomaba posesión de su nuevo cargo.
 En manos de Obama, la página oficial de la presidencia de Estados Unidos, WhiteHouse.gov, tenía una sección dedicada al cambio climático en la que se advertía que esta era “la amenaza más grande a nuestros niños, a nuestro planeta, ya las generaciones futuras". Además, en la sección se presentaban las distintas estrategias que estaba desarrollando la administración Obama para reducir la contaminación por carbono, impulsar la energía limpia, proteger los recursos naturales y, entre otras, cumplir con el Acuerdo de Paris. Información que se desvaneció con la llegada de Trump. El proyecto de Obama, que ahora sólo se puede encontrar en su nueva página web ObamaWhiteHouse.gov, fue reemplazado por la sección llamada “An America First Energy Plan” (Un Plan de Energía de América Primero), donde no aparece ningún lenguaje referente al cambio climático. “Durante demasiado tiempo hemos sido retenidos por regulaciones dispendiosas para nuestra industria de energía. El presidente Trump está comprometido a eliminar las políticas dañinas e innecesarias como el Plan de Acción para el Climas y las Aguas de Estados Unidos”, se puede leer en la nueva página.

Con estos datos, una vez más, Trump se posiciona como un negacionista del cambio climático. Hecho que no sólo se empezó a sentir por sus disparatadas declaraciones, como cuando escribió en Twitter “está helando y nevando en Nueva York. Necesitamos el calentamiento global”, sino al nombrar a Scott Pruitt, como director de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA).

Pruitt, antes de tener este nuevo cargo, llevo a cabo medidas para combatir, desde lo judicial, la reducción de las emisiones de gases efecto invernadero. Sin embargo, al respecto de la nueva misión de la EPA la página web explica, “proteger el aire limpio y el agua limpia, conservar nuestros hábitats naturales y preservar nuestras reservas y recursos naturales seguirá siendo una alta prioridad. El Presidente Trump volverá a enfocar la EPA en su misión esencial de proteger nuestro aire y el agua".

FUENTE: El Espectador, 23 / ene / 2017

CHINA TIENDE LA MANO A TRUMP PARA LUCHAR CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO.




Pekín, 23 ene (EFE).- El Gobierno chino invitó hoy a la nueva Administración estadounidense encabezada por Donald Trump a seguir con la lucha contra el cambio climático y subrayó que todos los países deben actuar para frenarlo cumpliendo el Acuerdo de París.
 La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Hua Chunying tendió la mano al nuevo Ejecutivo estadounidense con el que, según aseguró en una rueda de prensa, Pekín tiene abiertos canales para "mantener el contacto" desde la elección de Trump.
"China está dispuesta a trabajar con todas las partes, incluyendo la nueva Administración de Estados Unidos, para continuar con el diálogo y la cooperación práctica sobre la cuestión del cambio climático", afirmó Hua.

La portavoz de Exteriores subrayó la importancia del Acuerdo de París, un "hito", dijo, que China tiene intención de implementar en sus políticas domésticas y que aspira a promocionar en la escena internacional.

"Es un logro que no ha sido fácil, todos los países deberían seguir la tendencia, aprovechar la oportunidad, adoptar acciones e implementar el acuerdo para el porvenir de las futuras generaciones", apuntó la portavoz china.

Hua insistió en la disposición de China a trabajar conjuntamente con Trump, a pesar las críticas del presidente estadounidense hacia el gigante asiático o de su acercamiento a Taiwán, y aseguró que su homólogo chino, Xi Jinping, le envió un mensaje de felicitación tras su investidura del viernes.

"Estamos listos para trabajar con la nueva Administración (de Estados Unidos) de una forma constructiva para solucionar nuestras diferencias y evitar que perturben las relaciones generales entre los dos países", señaló la portavoz.

Respecto a la política estadounidense hacia Taiwán, Hua confió en que Trump respete el principio de una sola China, por el que Washington reconoce a Pekín como único gobierno chino legítimo -negando las aspiraciones independentistas de Taiwán-, y en que trate "prudente y adecuadamente" sus relaciones con la isla.

El mandatario estadounidense manifestó en su discurso de investidura su intención de poner a Estados Unidos "primero" y, tras sus críticas de campaña y ya como presidente electo a las políticas del gigante asiático, algunos analistas especulan con que pueda desatarse una guerra comercial entre ambas potencias.

"Las guerras o confrontaciones comerciales no producirán ganadores, sólo dañarán los intereses de ambas y de todas las partes", vaticinó Hua, quien instó a Washington a resolver de forma conjunta con Pekín sus disputas o desacuerdos en materia comercial. EFE

sábado, 21 de enero de 2017

POR PRIMERA VEZ EEUU SE PLANTEA COMO COMBATIR EL CAMBIO CLIMÁTICO.






Por primera vez, consejeros científicos del Gobierno de Estados Unidos han recomendado al Congreso que financie investigaciones de geoingeniería para combatir el cambio climático.
El cambio de postura aparece en una hoja de ruta actualizada sobre la financiación federal de investigaciones climáticas publicada la semana pasada por el Programa Global de Investigaciones del Cambio Climático de Estados Unidos. Señala que estas investigaciones podrían proporcionar "ideas sobre la ciencia necesaria para entender posibles caminos para las intervenciones climáticas o la geoingeniería, y las posibles consecuencias de tales medidas, tanto intencionadas como no intencionadas".
Existen dos principales enfoques de geoingeniería contra el cambio climático. Uno consiste en extraer dióxido de carbono de la atmósfera para reducir su efecto invernadero, y el otro en aumentar la cantidad de luz solar que refleja la Tierra. La nueva hoja de ruta propone que ambos enfoques sean investigados.

La idea de utilizar técnicas creadas por el hombre para aliviar los efectos del cambio climático no es nueva. Pero aunque es popular entre muchos científicos, también resulta controvertida. Los escépticos advierten de que aplicar técnicas de geoingeniería a escala sería arriesgado porque nadie sabe cuáles podrían ser sus efectos.
En 2015, un informe de la Academia Nacional de las Ciencias de Estados Unidos advirtió de que la geoingeniería solo podría compensar una parte del impacto de los gases de efecto invernadero, y de que también podría introducir sus propios problemas. Pero al mismo tiempo, pidió a los científicos que desarrollen experimentos con tecnologías de geoingeniería para determinar su eficacia. Ahora, parece ser, los consejeros científicos de la Casa Blanca se muestran de acuerdo.

Mientras tanto, la revista Science señala la preocupación de que la decisión de seguir adelante con la geoingeniería podría proporcionar una excusa a la administración Trump para evitar reducir las emisiones. Si podemos extraer CO2 de la atmósfera y reflejar la luz del Sol, según la teoría, ¿para qué íbamos dejar de quemar combustibles fósiles?
El nuevo informe es bastante claro respecto a eso. "La intervención climática no puede sustituir la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y la adaptación a los cambios climáticos que se produzcan", pero "algunos tipos de intervenciones podrían llegar a formar parte de un portfolio de herramientas para gestionar el cambio climático".

FUENTE: MIT, Technology Review , 20 / ene / 2017

EL CAMBIO CLIMÁTICO REDUCIRÁ EL CRECIMIENTO DE LOS BOSQUES.






 El incremento de las temperaturas y la mayor duración e intensidad de las sequías que predicen los científicos para la península ibérica supondrá una reducción en el crecimiento de los bosques, según ha constatado una investigación liderada por el Instituto Pirenaico de Ecología (CSIC) en Huesca

En el estudio, publicado en la revista Global Change Biology, han participado también la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, la Complutense de Madrid, la de Columbia en Estados Unidos y el Instituto Federal Suizo de Investigaciones sobre el Bosque, la Nieve y el Paisaje.

Sus autores han analizado más de 4.000 árboles de 110 bosques del Pirineo y el Sistema Ibérico, constatando que los bosques situados más al sur, a menudo en sitios más secos y con especies predominantes como el pino albar y el abeto, pueden ser más vulnerables y crecer menos frente a las nuevas condiciones más secas y cálidas que han detectado los modelos climáticos. googletag.cmd.push(function() { googletag.display('Intext'); }); Habrá más procesos de decaimiento y mortalidad

"Los resultados sugieren que el incremento de periodos secos y el aumento de las temperaturas previstos para finales de siglo XXI disminuirán el crecimiento en muchos bosques ibéricos, que se verán sometidos a mayor falta de agua, lo que puede resultar en más procesos de decaimiento y mayor mortalidad", asegura Raúl Sánchez-Salguero, investigador del Instituto Pirenaico de Ecología.

Si, como indica este trabajo, tienden a aumentar estos procesos de mortalidad, "el carbono que los ecosistemas forestales retienen durante décadas será liberado de nuevo a la atmósfera", explica Jesús Julio Camarero, otro de los autores en este instituto. Los investigadores han empleado un modelo matemático que proyecta cómo cambiará la anchura de los anillos anuales de crecimiento de los árboles de cada bosque en función del clima.

De este modo, considerando varios escenarios de emisión de gases de efecto invernadero, han evaluado la vulnerabilidad de los bosques en respuesta a distintas proyecciones climáticas. En esa línea, en el escenario de mayor emisión de gases invernadero, que supone una tasa más elevada de calentamiento y mayor aridez, los bosques de abeto y de pino albar reducirían su crecimiento en un 11% y 16%, respectivamente, a partir del año 2050. Este estudio permitirá identificar, según los autores, en qué momento un bosque supera el límite de crecimiento mínimo, para poder abordar procesos de decaimiento forestal inducidos por el cambio climático.

FUENTE: 20 Minutos, Tierra Viva , 20 / ENE / 2017

CIENTÍFICOS PIDEN A TRUMP CAMBIAR POSTURA SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO.




Washington, 20 ene (PL) Los participantes en una reunión de la Unión Americana de Geofísica sobre cambio climático exhortaron al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a cambiar su postura ante dicho problema, publicó hoy el portal Huffington Post.
Collin Maessen, editor del Real Skeptic, preguntó a los climatólogos qué le dirían a Trump si pudiesen hablar con él y la mayoría aclaró que hay un acuerdo universal sobre cambio climático, idéntico para republicanos y demócratas.

En varias oportunidades el magnate afirmó que el calentamiento global era un fraude perpetrado por China para perjudicar la competitividad del país norteño en los mercados, y calificó de broma o engaño al cambio climático.

Tras el arribo al gobierno de políticos que niegan ese fenómeno, la comunidad científica estadounidense incrementó sus solicitudes de financiamiento y medidas para proteger el medio ambiente.
 
FUENTE: Prensa  Latina , 20 / ene / 2017

jueves, 19 de enero de 2017

COMO SE VE EL CAMBIO CLIMÁTICO DESDE LA BASE CARLINI, EN LA ANTÁRTIDA


Antartida770.jpg
La base argentina Carlini, visitada esta semana por la Canciller, Susana Malcorra


BASE CARLINI, Antártida - Más allá del frío o la ausencia de verde, el silencio es uno de los principales rasgos de la Antártida. Sin embargo, los estruendos del rompimiento de glaciares perturban cada vez más a los pobladores de la base argentina Carlini.

Debido al calentamiento global, el inmenso glaciar Fourcade sufre a diario desprendimientos de hielo que retumban como truenos y, tras cruzar el agua helada de la caleta que lo separa de Carlini, encallan en la playa de la base, delante de las narices de los científicos.
 
Frente al calentamiento promedio global menor a 1 grado, la Península Antártica es la región que más sufre el cambio climático, con un aumento de temperatura de 2,5 grados Celsius en 100 años, de acuerdo con el investigador Rodolfo Sánchez, director del Instituto Antártico Argentino (IAA).
 
El retroceso de los glaciares en la Península Antártica tiene graves consecuencias porque golpea a todo el ecosistema local -y finalmente global-, incluyendo especies como el elefante marino, el lobo marino, la foca y el pingüino.
 
El Fourcade, situado en la isla 25 de Mayo -en el norte de la Península Antártica-, retrocedió cerca de 500 metros en los últimos 25 años, dejando al desnudo oscuras porciones de piedra antes ocultas, que ahora son ocupadas por plantas o animales.
 
"Este retroceso glaciario en Caleta Potter -donde está el Fourcade- (...) altera la abundancia y diversidad de la fauna", explicó Sánchez arriba del buque ARA Malvinas Argentinas, en el que, tras tres horas de avión, llegó a la base para recorrer las instalaciones junto con la canciller argentina, Susana Malcorra, y periodistas.
 
Los "escombros" -como en Carlini llaman a los bloques de hielo- del Fourcade flotan en el mar y cubren de blanco casi toda la playa de la base argentina.
Al derretirse darán un paso más en la transformación de la flora y la fauna, ya que su agua modifica la salinidad de la caleta y arrastra sedimentos.
 
"El sedimento hace que haya menos penetración de la luz (en el agua) y esto afecta a las comunidades de macroalgas", dijo la bióloga Carolina Matula antes de mostrar las algas que cotidianamente llevan a su laboratorio los buzos que se sumergen en aguas con temperaturas bajo cero.
"El sedimento afecta también a los animales, en su fisiología y en su comportamiento. Solamente algunos organismos toleran esos ambientes que están perturbados", añadió.
 
Como consecuencia del cambio climático, científicos esperan que un inmenso iceberg se desprenda de la península tras el abrupto crecimiento de una grieta en el hielo antártico, lo que cambiaría el paisaje de la región.
 
Según el Servicio del Cambio Climático de Copérnico, un programa de la Unión Europea, el 2016 fue el año más caluroso del que haya registros.

¿Cambio de hábito?

Los científicos de la base Carlini, especializada en estudios sobre el cambio climático, han detectado cómo el plancton local se ve afectado por los cambios en el medio ambiente, disparando a su vez una serie de modificaciones en el resto de la cadena.
 
Organismos como el krill, del que se constataron amplias mortandades recientemente, son un alimento clave para los mamíferos marinos y para las aves autóctonas.
Pero el retroceso de los glaciares antárticos repercute además de otros modos sobre la fauna de la isla 25 de Mayo, también conocida como Rey Jorge.
 
Debido a los hábitos alimenticios y de reproducción de los elefantes marinos, que los obligan a realizar largas migraciones, el retroceso de los hielos en el oeste de la Península Antártica ha desembocado en una notoria disminución de los animales que llegan a la zona protegida cercana a la base.
 
"La colonia se redujo alrededor de un 30 por ciento desde 1995 a la actualidad", explicó Javier Negrete, investigador del IAA especializado en mamíferos marinos.
"No está claro si es que los animales están desapareciendo o bien se están reubicando", agregó Negrete.
 
Los pingüinos son otra especie que experimenta vertiginosos cambios. Especies como el emperador o el de Adelia sufren la merma del hielo marino, mientras que otras como el papúa -habituado a ambientes menos extremos- se han expandido hacia el sur de la Península Antártica.
 
Extrañamente, hace cinco años llegó a la región una pareja de pingüinos rey -originalmente de áreas más septentrionales- y tras varios intentos logró tener un pichón.
"Punta Stranger -en la isla 25 de Mayo- representa al día de hoy el sitio más austral en el cual se observa una pareja reproductiva de pingüino rey", destacó la bióloga Mariana Juáres, quien dijo que no está claro si esta presencia obedece a cambios poblacionales o ambientales.

Vida distinta

Con capacidad para 84 personas, Carlini es una de las 13 bases que Argentina tiene en la Antártida y es el mayor centro científico del país en el continente blanco.
La actividad de su laboratorio es clave porque ha hecho mediciones continuas a lo largo de 25 años, incluso durante los interminables inviernos en los que otras bases están cerradas.
 
Aunque la vida antártica es difícil, ninguno de los técnicos, científicos o militares que habitan la base -donde permanecen al menos por meses- mostró deseos de volver a Argentina.
Si las excepcionales vivencias cotidianas no alcanzan, la pizza y la música animan las noches de los sábados.
 
"Hay tantas experiencias todo el tiempo que uno no alcanza a extrañar. Sí extraño alimentos como los huevos o lácteos como la crema", dijo Julia Luna, una ingeniera en sistemas de 28 años que casi no vio nieve en el año que lleva en la base.
 
Para quienes visitan la Antártida desde hace décadas, el cambio en el clima es evidente.
"Yo empecé a venir acá en 1990. Prácticamente no llovía. Nevaba, pero no llovía. Ahora en verano llueve todo el tiempo", señaló Sánchez, el director del IAA
Aunque los cambios son evidentes, las repercusiones finales del calentamiento global en la Antártida son insospechadas.
 
"Los individuos que puedan se van a adaptar y los que no, darán lugar a otros. Estos cambios se encadenarán con otros cuyos alcances son difíciles de predecir", dijo el bioquímico Lucas Ruberto, jefe científico de la base.
 
FUENTE: El Economista, Argentina , 19 / enero / 2017